Ciberamenazas sigilosas y cómo el exceso de confianza puede ser tu peor aliado | Tecnología

La tecnología avanza a pasos agigantados y con ella la sofisticación de los sistemas de ataque, que ya no se limitan a burdos señuelos tratando de cazar desaprensivos en webs de dudosa legalidad, por lo que se hace necesaria una ayuda que vea más allá de nuestros ojos.

En este artículo, ComputerHoy podría recibir una comisión por tus compras. Más información.

Es probable que hayas escuchado, repetido hasta la extenuación como si de un mantra se tratara, que el sentido común es el mejor antivirus y que no es necesaria ninguna herramienta de seguridad en tu ordenador.

Esta afirmación suele venir acompañada de una serie de consejos entre los que se asevera con cierta condescendencia que no pasa nada si tienes un poco de cuidado de no navegar por webs de contenido poco fiable y no abrir el primer archivo sospechoso que te llega adjunto al correo.

Hace algunos años esta afirmación tal vez tuviera sentido y fuera una fórmula suficiente para mantenerse relativamente a salvo de ciberataques, pero las amenazas se han sofisticado tanto como para hacerse casi indetectables, por lo que el sentido común no es suficiente. Además, también necesitarás la ayuda de herramientas de seguridad como las que ofrece Norton en sus paquetes de servicios para detectar aquello que se te oculta a simple vista.

 

Del virus destructivo al robo sigiloso

Para entender que el sentido común como herramienta antivirus ya no es un valor decisivo en la prevención de ataques, debemos echar la vista atrás para ver cómo han cambiado la naturaleza de los ataques informáticos y los objetivos que mueven a los ciberdelincuentes para darse cuenta de que no es un juego y el cibercrimen ya mueve más dinero que el narcotráfico.

Según datos del Observatorio Español de delitos informáticos, en 2019 los ciberdelitos crecieron exponencialmente, pasando de los 37.458 ciberataques que se registraron en 2011 a los más de 81.307 ciberataques en 2017.

 

Todo ello sin contar que, según indican desde este mismo organismo, el 44% de las víctimas nunca es consciente de que ha sido atacada hasta que sus datos se han utilizado en algún tipo de fraude.

El imaginario colectivo todavía asocia virus con aquellos archivos que se descargaban desde el navegador o se copiaban al ordenador desde alguna unidad externa y anunciaban a bombo y platillo que tu ordenador había sido atacado creando algunas molestias e incluso dañando algunos componentes o archivos en los casos más graves.

El ánimo de los ciberdelincuentes en aquellos años estaba orientado más a conseguir un cierto renombre con su gesta que a obtener un beneficio económico real.

Sin embargo, el objetivo de los ataques actuales es justamente el opuesto. Los ciberataques actuales buscan hacerse con la mayor cantidad de datos del usuario, por lo que cuanto más tiempo permanezca invisible para el usuario, más opciones para hacerse con sus datos bancarios, contraseñas de correo, credenciales en tiendas online, etc.

Esto hace que todo el proceso de ataque se vuelva mucho más sofisticado y sigiloso. Tanto que el usuario puede estar navegando por el portal de un periódico, por una tienda online o por la página de una marca absolutamente fiable, y sufrir un ataque desde su navegador sin ni siquiera descargar nada a su ordenador.

Los motivos que mueven a los ciberdelincuentes también han cambiado. Ahora se limita a un mero interés económico. Aunque creas que tus datos no le importan a nadie, hay muchos interesados dispuestos a pagar fortunas por ellos, por lo que los ciberdelincuentes harán lo posible por conseguir el mayor número de datos privados posible.

 

Escudarse en la afirmación de que con el sentido común es suficiente, tal vez fuera cierta hace algunos años, pero en una época en la que incluso los cibercriminales utilizan la inteligencia artificial, moverse en un entorno seguro sin la ayuda de un software de seguridad es complicado incluso para los ojos más expertos. Es cierto que, incluso teniendo un software de seguridad instalado en tu equipo, nadie está 100% a salvo de los ciberdelitos, pero no contar con esa ayuda aumenta considerablemente el riesgo por ser un blanco fácil. 

Malware, phishing y ransomware son las principales amenazas

De la misma forma que las motivaciones de los ciberdelincuentes han cambiado, también lo han hecho sus métodos de ataque para hacerse más eficientes y sigilosos.

Los virus y adware que lideraban los primeros puestos en número de ataques, ahora se han visto relevados por todo tipo de malware y troyanos que se camuflan tras aplicaciones o web confiables para atacar a los usuarios en forma de ataques phishing para hacerse con sus datos o ransomware para secuestrar sus archivos.

¿Significa eso que el sentido común no sirve de nada para proteger a los usuarios? En absoluto. De hecho, la precaución del usuario continúa siendo un elemento muy valioso en la seguridad informática, pero se ha convertido en el eslabón más débil de la cadena y se hace necesario contar con un software de seguridad como el que ofrece Norton 360.

Este software se encarga de, por ejemplo, leer el código para detectar scripts potencialmente dañinos ocultos entre el código de una web o aplicación legítima y de confianza.

Este código no es visible por el usuario y ha sido inyectado por los ciberdelincuentes sin el conocimiento de su propietario, por lo que nada alertará al usuario del riesgo. La misión del software de seguridad es la de acompañar al usuario durante su navegación para detectar y bloquear esas amenazas invisibles que aprovecharán el mínimo resquicio para colarse en tu ordenador y empezar a monitorizarlo sin levantar sospechas.

A menudo este tipo de ataques silenciosos sirven de puerta de entrada para descargar en el equipo atacado otro tipo de malware o ransomware sin que el usuario se aperciba de ello. De ahí la importancia de tener una solución de seguridad actualizada instalada en el equipo, que en cuanto detecte las primeras trazas de malware, troyano o ransomware neutralizará la amenaza.

En este artículo, ComputerHoy recibe una comisión de sus socios afiliados por cada compra que realices a través de los enlaces de productos que hemos incluido, algo que en ningún caso supone un coste adicional para ti. No obstante, nuestras recomendaciones son siempre independientes y objetivas. Puedes consultar nuestra política de afiliados aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *