¿Cómo controlar efectivamente el área logística? Almacenes – Parte 1

En todo gran negocio o empresa, la producción es sinónimo de alegría para los dueños; sin embargo, para que la producción salga tal como deseamos, es importante dar atención a otra área administrativa: La Logística. Esta permite un buen funcionamiento dentro del almacén, este es lugar donde se deja los útiles y herramientas con las cuales se llevará a cabo la producción. Es por eso, que en este artículo aprenderás de que manera se puede gestionar o controlar los almacenes.

Desde el punto de vista operativo, la función del almacén tiene un doble enfoque: como actividad al servicio del proceso productivo o de la organización distributiva. En el primer caso, el almacén de aprovisionamiento se constituye en un sistema de alimentación del proceso productivo, colaborando en la uniformidad y continuidad de éste; es el eslabón que une la producción con el cliente. En el segundo caso, el almacén se constituye como un sistema de alimentación al mercado, ayudando a la función de ventas a proporcionar un servicio eficaz al cliente en este caso sería la pieza de la cadena que enlaza la producción con el cliente.

logistica-almacen

Si entendemos el concepto de función como un conjunto de actividades relacionadas entre sí, podemos definir la función de almacén como el conjunto de actividades desarrolladas con mercancías y productos que hay que mover y conservar para el cumplimiento de los fines productivos y comerciales previstos en el ciclo operativo de la empresa. Por consiguiente podemos señalar como actividades propias del almacén: la recepción, la inspección, el control, la clasificación, la sistematización, la conservación y la expedición o distribución, a las que habría que añadir tareas de tipo administrativo y contable y operaciones complementarias como el acondicionamiento, la maduración o el reacondicionamiento de los productos.

Los almacenes también pueden ser vistos, no sólo desde el punto de vista operativo, sino desde sus fines de carácter general. Atendiendo a este aspecto, podemos diferenciar en los almacenes tres funciones:

  1. La función de almacén como coordinador de los desequilibrios entre la oferta y la demanda. Esta función tiene su explicación desde el hecho de que la demanda de un producto no siempre coincide en tiempo y cantidad con su oferta, por lo que se imponen ciertos stocks, dado que la demanda insatisfecha de un cliente por problemas en el transporte, falta de previsión de los proveedores u otras eventualidades, puede producir la pérdida del mismo, con el consiguiente resultado negativo en la cuota de mercado y en los ingresos de la empresa.
  2. La estacionalidad de la demanda de ciertos productos puede producir una descoordinación entre el momento de su producción y su época de venta. Situaciones como la de la industria conservera por ejemplo, exigen el almacenamiento de la producción en época de recogida a fin de abastecer al mercado durante el resto del año. En casos como éstos, el almacenamiento puede resultar indispensable.A veces, por razones estratégicas de precio, es aconsejable la realización de compras especulativas de materias primas y componentes y almacenarlos hasta su utilización en el proceso productivo o su disposición para la venta. En estos casos, el ahorro por comprar más barato superará los costes de almacenamiento de los productos y justificará la práctica del mismo.
  1. La función de almacén como reductora de costes.Se produciría esto cuando resulta más rentable adquirir algunos artículos en grandes lotes y/o transportarlos en cargas consolidadas hacia lugares de almacenamiento cercanos a los puntos de venta, que adquirir lotes más pequeños en los momentos puntuales que indique la demanda.
  2. La función de almacén como complemento del proceso productivo.Se observaría en productos tales como quesos, vinos,      licores, embutidos, etc. que precisan de un período de maduración previo a su consumo.

Como podemos darnos cuenta, el área logística es tan importante como cualquier otra área funcional, si le damos la atención debida, la rentabilidad laboral crecerá enormemente. Hay que tener en cuenta que esta área trabaja de la mano con el área contable, el área de producción y la de ventas. En un próximo artículo seguiremos hablando de como tener un control efectivo del almacén y de la área logística, pero ahora teniendo en cuenta una buena gestión de los inventarios, y cuan importante es esto para la organización. Déjanos tus comentarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *