De vacaciones a la Luna, así será la futurista nave de Virgin Galactic para el turismo espacial | Tecnología

Últimamente se habla mucho de SpaceX, pero no es la única empresa que intenta conquistar el mercado de los viajes espaciales privados. Virgin Galactic también está apostando muy fuerte por ese turismo espacial al que, por desgracia, al principio sólo estará al alcance de los más adinerados. 

Todavía queda mucho para conocer a los primeros turistas espaciales, pero ya nos podemos imaginar el viaje al ver el diseño de la que posiblemente sea la nave de Virgin Galactic que los transporte. Será SpaceShipTwo, una mezcla entre un avión privado y la nave de Odisea 2001.

En sus redes sociales la compañía ha mostrado las primeras imágenes y ha detallado cómo se ha diseñado cada detalle de la cabina pensando en la experiencia personal de cada posible turista, desde los asientos hasta las múltiples ventanas como si fueran los portillos de un barco.

La cabina puede llegar a albergar hasta 12 asientos, todos bastante espaciosos, no como los actuales vuelos comerciales terrestres. Todos los asientos cuentan con múltiples ajustes necesarios para proteger de la alta velocidad a la que tendrá que viajar la nave y para evitar que flotemos ante la falta de gravedad. 

La sujeción es más importante en el espacio que en la Tierra, por eso no sirve un sencillo cinturón y el asiento es mejor que se ajuste a nuestro cuerpo. La compañía cuenta con asientos de distintos tamaños para todos los astronautas que realicen el viaje.

También integran una pantalla como en los vuelos actuales, en el respaldo trasero. De esta manera todos los pasajeros pueden consultar los datos del vuelo en la espalda del compañero. Han pensado en todo los detalles, como se aprecia en las fotos, el cabecero cuenta con un dibujo de cada uno de los tipos de aviones que han existido a lo largo de la historia.

Las ventanas, como hemos mencionado antes, son un aspecto interesante de esta nave. No ha sido posible hacerla de cristal para que los astronautas-turistas no se pierdan ningún punto de las vistas, pero cuentan con hasta 12 portillos entre las paredes y el techo. Y esto no es todo,las ventanas tienen iluminación LED que se adaptan a cada fase del viaje: cuando se llega al espacio, se apagan para verlo todo con más claridad.

Para cuando la nave esté lista, Virgin Galactic ha calculado un precio por viaje de 250.000 dólares cada turista. Si crees que para entonces vas a tener todo ese dinero ahorrado, puedes ir ya haciendo la reserva por 1.000 dólares. El precio bien lo vale, además, en la nave hay 16 cámaras que graban toda la experiencia para que la revivas en casa una y otra vez.


Cuando nada puede fallar, no hay espacio para los experimentos: SpaceX recurrió a los «viejos» Linux y el lenguaje C / C++ para controlar los ordenadores del Falcon 9 y la cápsula Dragon Crew.

Mientras SpaceX y Blue Origin planean sus propios viajes espaciales con turistas. SpaceX ya tiene práctica con su últimas misiones. Tendremos que esperar para saber quién será el que realmente se coloque la medalla de ser la primera empresa en realizar un viaje turístico al espacio, las apuestas están abiertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *