Disney está decidida a utilizar los deepfakes en sus próximas películas | Tecnología

Hasta ahora los deepfakes han servido para despertar un intenso debate en las redes sociales, ¿qué es verdad y qué no? Ya no estamos seguros de si lo que estamos viendo es un vídeo real o una falsificación desarrollada mediante inteligencia artificial. Pero si esta tecnología puede tener un uso positivo, ese puede ser el cine. Disney lo sabe y quiere sacarle partido.

Lejos de los engaños y manipulaciones con los que se ha usado últimamente, Disney está trabajando en los algoritmos de los deepfakes como inversión para mejorar los efectos especiales de sus películas. El primer paso que la factoría ha conseguido es dotar estos vídeos de mayor calidad, aunque todavía les queda camino por recorrer.

La compañía, ahora propietaria del universo de Marvel y Star Wars, ha anunciado en una conferencia los resultados de sus primeras pruebas con deepfakes con una resolución en megapíxeles. Esto implica un cambio sustancial en la evolución de los deefakes y su camino hacia la gran pantalla, aunque la muestra presentada no sea muy espectacular. 

Para que se entienda mejor, los megapíxeles no son un sinónimo de máxima calidad, los vemos fácilmente en la mayoría de móviles del mercado, sin embargo suponen una mejora para los deepfakes. Esta tecnología hasta ahora se había usado en internet para cambiar las caras de las personas sin mucha calidad. Si trasladamos esas imágenes a las pantallas de los cines, el resultado defraudaría bastante

Disney pone como ejemplo los deepfakes que se pueden desarrollar con software de código abierto de DeepFakeLab sólo tendrían 256 x 256 píxeles de tamaño. Por otro lado, el sistema que han desarrollado los investigadores del ratón Mickey consigue una resolución de 1024 x 1024 píxeles, mucho mayor a la que se había logrado hasta ahora.

Al margen de esta mejora de calidad, el sistema de Disney cuenta con funciones muy corrientes: es capaz de intercambiar los rostros de dos personas mientras realizan movimientos frente a la cámara. Los problemas llegan cuando el rostro no está bien iluminado o no está de frente a la cámara y mueve la cabeza de un lado a otro. 


Se trata un avance pequeño pero que nos acerca un poco más a lo que algún día será la primera película realizada con deepfakes. Recordemos que hasta ahora hemos visto posibles usos, pero que por la falta de un desarrollo de calidad, en vez de usar la tecnología deepfake, se había recurrido a efectos especiales tradicionales para dar vida a la Capitana Leia en Star Wars cuando la actriz Carrie Fisher ya había fallecido. 

La realización de estos trabajos llevará todavía mucho tiempo a los investigadores y diseñadores de cine, pero estos aseguran que cuando tengan un sistema sólido su uso ahorrará muchas horas en la producción de películas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *