DroneBrella, el paraguas sin manos que te sigue | Tecnología

Es una de esas ideas que, nada más verla, piensas: «¿Cómo no se le había ocurrido antes a nadie?». DroneBrella es la perfecta fusión de un dron y un paraguas. Pura magia.

Los paraguas llevan con nosotros cientos de años. El primer paraguas plegable se inventó en 1705 y desde entonces ha formado parte de nuestra vida diaria. Pero tiene algunas limitaciones importantes. DroneBrella, el paraguas sin manos que nos sigue, las soluciona de una forma elegante y futurista.

Los paraguas convencionales hay que llevarlos en la mano, así que solo nos queda una libre, y no podemos hacer cosas que exigen las dos manos mientras los estamos usando. Como por ejemplo ir en bicicleta, teclear rápido en el móvil o transportar objetos. Aunque ya existe un paraguas para ciclistas.

DroneBrella es la fusión de un dron y un paraguas: un vehículos autónomo que te sigue y te protege de la lluvia, liberando las dos manos para lo que necesites. Puedes verlo en acción en este vídeo:

DroneBrella no es un proyecto de una start-up o de una compañía tecnológica. Como vemos en el vídeo es obra de una compañía de magia francesa, Augmented Magic, que se dedica a fusionar la magia con la tecnología.

Augmented Magic utiliza este dron paraguas en sus espectáculos de magia, pero hace unos meses decidieron experimentar con sus aplicaciones en la vida diaria.

Es importante darse cuenta de que no se trata de un dron convencional que sujeta un paraguas o, está dentro del propio paraguas. Como vemos, el dron ha sido completamente modificado para adoptar la forma de un paraguas, no tiene forma de dron. Es un auténtico paraguas volador. Sino no sería magia… 


El dron JJRC Terzetto es un vehículo tres en uno que vuela, navega y se desliza por el suelo. Y cuesta menos de 30 euros. Ideal para un regalo que sorprenderá a su destinatario.

Augmented Magic explica que en sus espectáculos de magia lo utilizan en un entorno cerrado, y lo manejan con control remoto, como un dron tradicional. Pero esta versión al aire libre ha sido mucho más compleja de diseñar.

Han tenido que tener en cuenta conceptos como la fuerza del viento o la lluvia. Además los rayos del sol y la gente interfiere con la señal de radio que lo controla.

Finamente decidieron implementar un sistema Follow Me. El dron vuela de forma autónoma y sigue a su dueño, con ayuda de la cámara

Una gran idea que sería un gran éxito si decidiesen comercializarla…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *