En un accidente con coche autónomo, ¿quién tiene la culpa? ¿O no hay culpables? | Motor

Responder a esta pregunta es un poco complicado, ya que depende de muchos factores. La Comisión Legislativa de Reino Unido ha tomado una decisión, pero no ha sido del todo consecuente ya que hace referencia a coches semiautónomos.

La Comisión cree que la responsabilidad del exceso de velocidad, saltarse un semáforo en rojo, golpear otro vehículo tras un frenazo, conducción temeraria, etc. es culpa del desarrollador del coche, es decir, del fabricante, y no de quien esté en su interior.

Será el desarrollador y fabricante el encargado de haber realizado las pruebas, test, comprobaciones pertinentes, y demás para que el coche autónomo sea fiable y seguro.

Eso sí, los usuarios dueños de un vehículo autónomo son 100% responsables del mantenimiento y del uso del mismo. Es decir, si notan alguna anomalía en el comportamiento deben comunicarlo de inmediato para que no vaya a más y cause algún accidente.

Asimismo, también son responsables de que los ocupantes del vehículo cumplan con una normas mínimas de seguridad como usar el cinturón de seguridad, no sacar el cuerpo por la ventana, no manipular el cuadro de mando del vehículo, no abrir puertas y un largo etcétera que desemboque en un accidente.


Esta luz de seguridad sustituiría a los triángulos de emergencia en 2025. Tiene dos horas de autonomía y aguanta hasta cuatro años sin recarga.

La Comisión Jurídica de Reino Unido dice que el conductor tendría en torno a unos 40 segundos para tomar el control del vehículo antes de producirse el accidente. Pero esto solo es posible en coches semiautónomos y no en coches 100% autónomos que la gran mayoría no tiene ni volante como el robotaxi que está probando Amazon en San Francisco.

Para quien no lo sepa, hay diferentes niveles para clasificar a los coches de menos autónomos a más autónomos. El nivel máximo es el 6 y significa que el vehículo es capaz de conducir él mismo sin la necesidad de que nosotros intervengamos.

Desde Reino Unido comentan que la clasificación de coches autónomos debería hacerse en 2 niveles, diferentes dejando a cada lado cuáles son autónomos 100% y cuáles no. Lo que no parece entender la Comisión, es que dentro de los coches autónomos hay cientos de matices como el uso del vehículo, dónde va a funcionar, si es para carga y descarga, si llevará pasajeros y un largo etcétera.


Estos son los seis niveles de conducción autónoma.  La clasificación de los niveles de autonomía fue establecida en 2015 por la sociedad de ingenieros automotrices SAE.

El lado negativo de esta decisión es que los usuarios de coches autónomos puedan pensar que son inmunes ante la ley y que no son responsables de infracciones como exceso de velocidad, saltarse un Stop, saltarse un semáforo, conducir de forma temeraria, realizar maniobras prohibidas, etc.

No sabemos tampoco hasta qué punto es recomendable hacer responsables a las empresas. Quizás es una zancadilla de cara a la confianza que podamos llegar a tener en estas tecnologías. ¿Qué opinas tú al respecto? Déjanos tus comentarios en nuestras redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *