Errores habituales que cometes con los productos de limpieza y que pueden costarte un disgusto | Tecnología

Hay productos de limpieza que habitualmente se usan mal. Toma nota de los errores más comunes que se cometen con los productos de limpieza y evítalos, ya que algunos pueden costarte un disgusto.

En el mercado hay infinidad de productos de limpieza. Algunos son de uso general y otros están recomendados para cosas más específicas, pero en todos los casos es de vital importancia utilizarlos de la manera adecuada. 

Y es que, con un mal uso, los productos de limpieza pueden causarte todo tipo de problemas, desde dañar superficies, objetos y aparatos hasta dañar tu salud. Por este motivo, es muy importante que prestes atención a las indicaciones del fabricante y que los utilices adecuadamente.

En ocasiones algunos productos de limpieza tienen usos poco conocidos, como estos usos sorprendentes del detergente para la ropa que resultan muy útiles. No obstante, antes de innovar y utilizar un producto para algo que no está indicado en el envase, infórmate bien y asegúrate de que no tiene efectos adversos.


Tu lavavajillas es mucho más útil y sirve para más cosas de lo que piensas. Te contamos algunas cosas sorprendentes que no te imaginabas que era capaz de lavar. 

Para evitar sorpresas desagradables, a continuación vamos a detallar algunos productos de limpieza que habitualmente se utilizan mal. Presta atención y no cometas estos errores si no quieres lamentarlo después.

  • Mezclar lejía y amoniaco. La lejía y el amoniaco son dos productos de limpieza muy comunes y uno de los errores que se comenten con mayor frecuencia es mezclarlos. No lo hagas bajo ningún concepto, ya que se producen gases tóxicos que pueden causar problemas respiratorios.
  • Usar lejía en metales. ¿Limpias con lejía los grifos, los pomos de las puertas u otros objetos de metal? Deja de hacerlo: este producto es corrosivo para el metal y acabará estropeando estos objetos.
  • Utilizar limpiador multiusos para todo. Que su nombre no te lleve a engaño: los limpiadores multiusos no se pueden aplicar en todas las superficies y hay algunas que pueden sufrir. Lee con atención la etiqueta y asegúrate de cuáles son los materiales que se pueden limpiar.
  • No dejar actuar el limpiador del baño. Hay algunos productos que necesitan un tiempo para actuar, como sucede con el limpiador del baño. Aplícalo y déjalo hacer efecto entre cinco y diez minutos antes de retirarlo para que limpie y desinfecte adecuadamente.


¿Haces uso diario de él pero no sabes cómo limpiar el microondas? Este electrodoméstico de uso cotidiano se ensucia con frecuencia. Te explicamos los mejores trucos para limpiar el microondas.

  • Aplicar demasiado limpiacristales. Con el limpiacristales, menos es más, y aplicar demasiado dejará restos de producto en tus cristales. Pulveriza poca cantidad para conseguir mejores resultados.
  • Poner más detergente para la ropa del indicado. Con el detergente para la ropa sucede lo mismo: fíjate con atención en la dosificación recomendada por el fabricante atendiendo a la suciedad de las prendas y el tipo de agua. No te pases de la dosis máxima si no quieres que tu ropa acabe con restos de detergente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *