Las empresas disparan el gasto en herramientas para espiar a los empleados por el teletrabajo | Tecnología

Aunque los trabajadores se han adaptado al empleo en remoto como consecuencia de los confinamientos, los jefes —y su confianza— no han hecho el mismo esfuerzo.

Muchos empleados abrazaron el trabajo en remoto como única alternativa de continuar produciendo en plena pandemia. En muchos casos, los jefes y su confianza no han hecho el mismo esfuerzo.

Es lo que se desprende de un estudio publicado por Top10VPN, una página web que hace reseñas de las distintas soluciones de redes privadas virtuales, la herramienta que muchas compañías han adoptado para garantizar conexiones seguras a sus plantillas. Según un artículo del que también se ha hecho eco ZDNet, en junio de este año la demanda de herramientas para espiar a los trabajadores durante su jornada se ha disparado en un 55%.

Top10VPN ha hecho estos cálculos al monitorizar los datos de búsqueda en la red sobre 200 términos relacionados con programas que ayudan a espiar a los profesionales en sus dispositivos. Desde programas que envían una captura de pantalla a los jefes cada ciertos minutos, hasta conexiones esporádicas a la cámara web de los dispositivos. Todo, con tal de garantizar que nadie se escaquee durante su jornada de trabajo desde casa.

La demanda de este tipo de herramientas creció un 108% en abril y un 70% en mayo, detalla ZDNet. Algunas búsquedas más concretas se dispararon muchísimo más. La frase «Cómo monitorizar a los empleados que trabajan desde casa» se ha buscado un 1.705% más en abril de este año que en abril del año pasado. El crecimiento en las búsquedas de dicha frase fue del 652% en mayo.

ZDNet detalla que algunas de las herramientas más utilizadas dentro de este ámbito reciben nombres como Time Doctor, hubstaff, DeskTime, Teramind o Kikidler. Las herramientas más populares son aquellas que son capaces de registrar cuándo los trabajadores están tecleando, para que los empleadores puedan comprobar que están trabajando.

Tres de cada cinco herramientas de este estilo incluyen programas para poder espiar mensajes privados de los empleados, y dos de tres permiten configurar alarmas automáticas para que los trabajadores reciban notificaciones cuando el programa detecte que llevan mucho tiempo sin teclear. Algunas herramientas que se han popularizado durante los confinamientos incluyen la posibilidad de acceder a la cámara web de los dispositivos, o remitir pantallazos de forma persistente a los jefes.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Alberto R. Aguiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *