Los dispositivos que has comprado no son solo tuyos, o eso demuestra el último problema sufrido en Amazon | Tecnología

El llamado internet de las cosas sufre una serie de vulnerabilidades, como el que no funcionen los dispositivos cuando se caen los servidores del fabricante.

Alguna vez habrás oído esa frase de que antes todo era más sencillo, y existe algo de razón en ella. Está claro que los equipos y la electrónica eran más básicos y menos útiles, pero también más independientes. Hoy día, con el objetivo fijado en la intercomunicación entre dispositivos, algo que se verá aún más potenciado con el 5G, también existen mayores riesgos de que se tengan problemas.

Durante el día de ayer se sufrieron una serie de problemas en los servidores de Amazon. Estos Amazon Web Services (AWS) han vivido una serie de interrupciones que han afectado a Estados Unidos y Canadá, pero cuyas consecuencias han llegado a los dispositivos que los usuarios tenían en sus hogares.

Multitud de robots aspiradores, timbres, servicios de Adobe, altavoces inteligentes y demás productos sufrieron problemas de funcionamiento en casa de los clientes. Del mismo modo que no funciona WhatsApp cuando se caen sus servidores, tampoco se limpiaban los suelos o sonaba el timbre.


Desde que te levantas hasta que te acuestas, probablemente no pasen 15 minutos sin que uses algún producto o servicio de Google. Aunque te cueste creerlo, Google controla tu vida.

Hay que tener en cuenta que los servidores de Amazon no solo sirven para conectar y guardar la información de dispositivos propios o gestionar su infraestructura, también son utilizados como si fuese un servicio de hosting por numerosas empresas, muchas de ellas de gran tamaño.

Pero lo más llamativo de esta caída es lo que ha afectado al llamado internet de las cosas. Desde hace tiempo sabemos que cuando una empresa desaparece o finaliza un producto, puede que los servicios que se le hayan comprado dejen de estar disponibles, como pueden ser ebooks o videojuegos. Pero con los dispositivos para el hogar esta flaqueza se hace más evidente.

Basta con buscar «AWS» en redes sociales para comprobar los problemas que se han visto en los equipos y el ecommerce. Si mañana ocurriese un problema de gran importancia con Amazon o una empresa de gran tamaño que decidiese cerrar, es posible que un gran número de los equipos comprados quedasen inútiles, tal como han vivido muchos clientes en estas horas.

Puede parecer extraño para algunas personas que no hayan pensado en esto, pero queda por hacerse al menos una pregunta, ¿son del todo tuyos los dispositivos que compras si dependen cada día del fabricante para funcionar? La respuesta dependerá de cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *