Los SSD de 1 TB de Xbox Series X y Series S costarán casi tanto como Xbox Series S | Tecnología

Una cadena de tiendas ya permite reservar los cartuchos SSD de expansión de Xbox Series X y Series S, unas «tarjetas de memoria» con una capacidad de 1 TB que serán tan rápidas como la unidad SSD que integra la consola, pero que tendrán un precio muy elevado. 

El próximo 10 de noviembre, la nueva generación dará el pistoletazo de salida. Microsoft lanzará Xbox Series X y Series S, sus nuevas consolas que llegarán para, por fin, marcar una separación con la actual generación en lo que a software se refiere.

Y es que, aunque Xbox One X fue una buena actualización de Xbox One gracias a una memoria de vídeo bestial y una GPU capaz de escalar juegos a resolución 4K con buenos assets y manteniendo la tasa de refresco, no dejaba de ser una consola con una arquitectura obsoleta, pero con los añadidos justos para  mover juegos a 4K.

Xbox Series, así como PS5, es una nueva generación gracias a que ambas plataformas utilizan una arquitectura actual con componentes que no son los últimos en el mundillo del PC, pero que rompen con lo anterior. Y, precisamente, uno de los componentes que más nos entusiasman en las nuevas consolas es el SSD.


Vamos a pasar de un lentísimo HDD de 5.400 rpm a SSD con velocidades bastante altas gracias a los estándares PCIe. Gracias a esto vamos a poder disfrutar de menores tiempos de carga, pero también de tecnologías como Xbox Velocity Arquitecture en Xbox Series, una tecnología que, gracias a la API Direct Storage de Microsoft, permitirá que la GPU cargue datos directamente desde el SSD sin necesidad de que estos pasen por la descompresión precia de la CPU.

Sin embargo, aunque estamos entusiasmados por el tipo de almacenamiento, la cantidad no es para echar cohetes. Los juegos de nueva generación van a ocupar bastante espacio en el SSD y Series X llegará con 1 TB de almacenamiento, 512 GB en el caso de Series S. A ese espacio vamos a tener que restar la propia partición y el sistema, por lo que el hueco para juegos será menor.

La solución de Microsoft para ampliar con un sistema de almacenamiento con las mismas características que el que va integrado en la placa son esas curiosas pastillas, cartuchos o como queráis llamarlas que, de momento, se venderán con una capacidad de 1 TB.


Hoy ya no concebimos conectar una Smart TV, un monitor o cualquier otro dispositivo multimedia con otra cosa que no sea un cable HDMI. Pero esto no siempre ha sido así. Estos son los principales tipos de cable HDMI y sus diferencias.

Estos cartuchos, desarrollados por Seagate, se ‘pincharán’ en la parte trasera de las dos consolas y nos permitirán ampliar el almacenamiento con las mismas características (latencia y velocidad de lectura/escritura) que el PCIe integrado.

Se sabía que no iban a ser baratas debido a que es un sistema propietario, y como leemos en The Verge, las reservas han comenzado a un precio de 220 dólares por pastilla de 1 TB. Es de suponer que el precio de este sistema baje en el futuro, pero de inicio es un extra importante que habrá que sumar al precio de la consola.

Veremos en qué se traduce esto en nuestro país, donde aún no se pueden reservar, pero es curioso que cuesten casi tanto como una Xbox Series S, que no deja de ser una consola de nueva generación muy práctica para quien no tenga monitor/televisor 4K, pero que quiera disfrutar de las ventajas de la nueva generación como el ray tracing por software, el almacenamiento más rápido y una CPU AMD que tiene muy buena pinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *