Oppo Reno 4Z 5G, análisis y opinión | Tecnología

Oppo es una de esas compañías que llaman cada vez más la atención en occidente, y no es para menos. Curiosamente, es de las ‘poderosas’ del grupo BBK al que pertenece Vivo, OnePlus o realme, pero por diferentes factores, hasta hace no mucho era una marca que pasaba desapercibida y que estaba tras Huawei y Xiaomi en esta gama media o media-premium.

La compañía china lleva años haciendo muy bien las cosas, pero ha sido con la familia Reno con la que ha empezado a colarse más en los mercados occidentales… y en nuestros bolsillos. Hace unas semanas lanzaron los tres miembros de la familia Reno 4 y, tras hablaros del ‘flagship’ de la misma, el Oppo Reno 4 Pro –análisis-, es el momento de ver qué tal el hermano pequeño.

A continuación, os contamos nuestra opinión del Oppo Reno 4Z en un análisis en el que repasamos todos los puntos fuertes que tiene el terminal… y en el que vemos algún pequeño detalle que habría que mejorar de cara a la siguiente generación.


Google acaba de liberar Android 11, que ya ha comenzado a llegar a los móviles Pixel. Otras marcas lo recibirán a continuación. Estas son las novedades.

Antes de nada, os dejamos las características técnicas del dispositivo:

  Oppo Reno 4Z 5G
Pantalla panel IPS de 6,57″ | Resolución de 2.400 x 1.080 píxeles | Densidad de 401 píxeles por pulgada | Relación de aspecto 20:9| Brillo típico de 480 nits | Refresco de 120 Hz | El 84,3% del frontal es pantalla
Procesador MediaTek Dimensity 800
Memoria RAM 8 GB
Almacenamiento 128 GB UFS 2.1
Cámaras principales Principal de 48 Mpx f/1.7 | Gran angular de 8 Mpx f/2.2 | Dos lentes monocromáticas de 2 Mpx f/2.4
Cámara frontal Cámara de 16 Mpx f/2.0 | Sensor de profundidad de 2 Mpx
Batería 4.000 mAh | Carga de 18 W
Sistema operativo Android 10 + ColorOS 7.2
Dimensiones y peso 163,8 x 75,5 x 8,1 mm | 184 gramos
Precio 348 euros en Amazon

Índice de contenidos del análisis del Oppo Reno 4Z 5G:

La elegancia por bandera en la gama media

Se pueden hacer teléfonos delgados y que pesen ‘poco’ en la gama media. Eso es lo primero que pensé cuando cogí por primera vez el terminal que me sorprendió, y mucho, debido a un diseño que no es el convencional.

Oppo es una de las compañías que más cuidan el aspecto del diseño y este Reno 4Z no es una excepción, aunque es verdad que acostumbrados a móviles con diseños unibody (o casi unibody), el diseño ‘por partes’ del Oppo Reno 4Z puede chocar un poco.

Y es que, tenemos tres elementos claramente diferenciados. Por un lado está la aparte trasera con un acabado de policarbonato brillante en el que las huellas se quedan que da gusto. No es un policarbonato demasiado grueso y se nota porque podemos ‘hundir’ un poco la trasera si apretamos, algo que, imagino, se ha hecho a propósito para reducir el peso lo máximo posible.

El módulo de cámaras está en la parte superior izquierda en un cuadrado bastante peculiar. El flash está en el centro y de forma bastante remarcada tenemos el sensor principal y el gran angular, como elevados frente a los dos sensores secundarios (monocromos ambos). Es como que Oppo quiere decirnos que esos dos son ‘los buenos’ y los que vamos a usar en el día a día.

También nos encontramos el logo de la compañía y, curiosamente, no tenemos el logo del 5G por ningún lado. Me gusta que los fabricantes piensen que estando en el nombre del teléfono, no tenemos que ver el logotipo a todas horas.

Nuestro color es el ‘Ink black’, una especie de azul muy oscuro casi negro que también se vuelve morado dependiendo de cómo incida la luz. Es un color bastante bonito, en mi opinión, y la otra opción es el ‘Dew white’. Me quedo con el que nos ha tocado, la verdad, aunque es cierto que es un imán para las huellas y al final del día, si no usamos la funda suministrada, va a estar bastante sucio.

Esa parte trasera cuenta con un acabado ligerísimamente curvado que se une a marco de los laterales. Este marco es de plástico, pero algo más duro y da la sensación de ser, también, más resistente. El acabado es mate y el tacto es agradable, aunque no estoy acostumbrado a que haya una separación entre el lateral y la trasera y es algo que choca al principio, pero te terminas acostumbrando.

Eso sí, en la palma de la mano se nota la pequeña división entre la trasera y el lateral y a algunos usuarios les puede molestar. Dicho esto, en el lateral derecho tenemos el botón de bloqueo que lleva el lector de huellas y en el derecho nos encontramos los botones de volumen y la ranura para la doble SIM 5G. No, no se puede ampliar mediante microSD.

En la parte superior solo tenemos un micrófono y en la interior encontramos el único altavoz, otro micrófono, el USB Tipo-C y el jack de auriculares, algo que se agradece.

Si pasamos al frontal, nos encontramos un panel de 6,57″ que, con los 163,8 mm de alto y los 75,5 de ancho, nos deja un total de 84,3% de porcentaje pantalla/cuerpo. Es un panel que cuenta con un doble orificio para la cámara en uno de los laterales y que está protegido por Corning Gorilla Glass 3+.

Puede que no sea la protección más moderna, pero es la que más me gusta. El panel no es tan elástico como los últimos modelos y es cierto que puede resquebrajarse más ‘fácilmente’, pero también es más resistente a los rayones y a las marcas del uso diario.

Completando las medidas nos encontramos un grosor de 8,1 milímetros, que no está nada mal, y un peso de 184 gramos. Eso es algo que sorprende teniendo en cuenta las dimensiones del terminal y que explicamos con la elección de materiales.

Un buen IPS que brilla gracias al refresco de 120 Hz

Los tres Reno 4 montan paneles diferentes. El 4 Pro tiene un panel SuperAMOLED a 90 Hz. El Reno 4, que también estamos analizando y cuyo texto os ofreceremos en unos días, tiene un panel OLED a 60 Hz y este Reno 4Z monta un IPS a una frecuencia de 120 Hz.

Si me preguntáis qué panel prefiero, lo tengo clarísimo: SuperAMOLED a 90 Hz, pero la respuesta está condicionada por el lector de huellas en pantalla, por las nulas sombras en los laterales y porque me gusta más ese tipo de paneles.

Ahora bien, el Reno 4Z tiene un buen panel IPS con una calibración de color correcta y esos 120 Hz son una auténtica gozada tanto en los juegos compatibles como en el día a día.

Vamos a empezar con las características técnicas puras y duras. La pantalla cuenta con una diagonal de 6,57″, un tamaño al que ya nos estamos acostumbrando. No es el tamaño más cómodo para usar con una mano, pero gracias al formato 20:9 y a la ayuda del modo de control con una mano, llegamos con el pulgar de lateral a lateral y tenemos prácticamente todo al alcance cuando vamos por la calle.

La resolución es de 2.400 x 1.080 píxeles, lo que nos deja una densidad de 401 píxeles por pulgada. No vais a ser capaces de distinguir los píxeles y es una densidad que permite que no haya ningún tipo de fatiga visual.

Como digo, el color está bien calibrado de fábrica y aunque no es el IPS más avanzado que ha pasado por nuestras manos, lo cierto es que es atractivo para ver vídeos y jugar a videojuegos.

Por software, tenemos varios ajustes que podemos realizar como activar/desactivar el modo oscuro (que en un panel IPS no vale para ahorrar batería) y el modo de confort visual que ajusta la temperatura de color en función de la estancia, tenemos el modo de reposo adaptativo, podemos configurar la temperatura de color y el efecto OSIE.

Esto de OSIE es una tecnología que hemos visto en algunos móviles realme y es bastante interesante. Se trata de una tecnología de inteligencia artificial que se llama ‘Object & Semantic Images & Eye-tracking’ que, básicamente, potencia el color de las imágenes en aplicaciones compatibles para hacer que estas sean más atractivas.

Si me preguntáis, yo lo he dejado activado, pero no es algo que afecte a todas las apps porque estas deben ser compatibles y, como imagináis, no todas lo son.

También podemos personalizar la frecuencia y tenemos modos a 60 Hz, 90 Hz, 120 Hz o un modo adaptativo que elige en función de las necesidades de cada aplicación. Este es el que os recomendaría.

Como digo, se trata de un buen panel para todo tipo de situaciones, pero no es el mejor IPS ni tiene el mejor software. Por ejemplo, el brillo típico es de 480 nits y es cierto que no he tenido problemas, pero en situaciones muy soleadas en exterior echo en falta un poco más no porque no se vea la pantalla, sino porque se agradecería un poco más de potencia.

El software es bueno, pero me habría gustado contar con un selector de modo de color como el que vemos en tantos y tantos móviles para poder tener una paleta más natural o más saturada. En mi caso, me gusta la calibración por defecto, pero puede que otro tipo de usuario quiera más color o menos.

Y por ir terminando con el panel, los ángulos de visionado son correctos con una lógica pérdida de brillo en los ejes X e Y cuando miramos el móvil desde un ángulo de 45º y una sombra que, al menos en mi unidad, está solo alrededor del generoso módulo de cámara frontal.

MediaTek se está poniendo las pilas y el Dimensity 800 da la talla

Tenía ganas de llegar a este punto del análisis del Oppo Reno 4Z porque, realmente, me gusta hablar de las cosas que me sorprenden, y el MediaTek que da vida a este terminal… lo ha hecho.

El Dimensity 800 es parecido, pero algo menos potente si atendemos solo a las especificaciones, que el 800U que monta el Redmi Note 9T que acabamos de analizar. Se trata de un SoC que cuenta con una CPU de ocho núcleos en la que cuatro son Cortex A77 a 2 GHz y los otros cuatro son Cortex A55 también a 2 GHz.

El sistema está acompañado por 4 GB de RAM LPDDR4X a una velocidad de 2.133 MHz y la GPU es la Mali-G57 MC4. Hemos dicho que es menos potente que el 800U por la frecuencia, pero los números nos hablan de otra cosa:

    Oppo reno 4 Pro Redmi Note 9T Redmi Note 9 Pro Redmi Note 9S realme 7
Procesador Dimensity 800 SD 765 Dimensity 800U SD 720G SD 720G MTK G95
Geekbench 4 Single 2.525 2.844 2.639 2.638 2.551
Geekbench 4 Multi 8.696 7.237 6.997 6.978 7.612
Geekbench 5 Single 518 598 601 567 564 537
Geekbench 5 Multi 2.161 1.765 1.794 1.768 1.709 1.678
3D Mark (OpenGL | Vulkan) 3.284 2.499 | 2.356 2.466 | 2.335 2.810 | –
AnTuTu 309.446 323.134 294.894 262.461 249.809 291.085
PC Mark 7.720 7.803 8.780 7.772 7.473 9.690

Puede que sea la optimización de ColorOS respecto a MIUI, pero los fríos números juegan en las tareas de GPU a favor del chip del Oppo. También puede tener que ver que la GPU tiene más memoria RAM a la que acceder.

De la manera que sea, se trata de un chip que compite de tú a tú contra los 720G de Qualcomm y que en tareas tanto del día a día como en juegos nos ha dejado muy buen sabor de boca. 

Hemos podido jugar a todo tipo de juegos sin problema alguno y también editar fotos grandes en RAW y algo de vídeo de manera muy satisfactoria. Eso sí, en estas tareas más exigentes o en juegos como Genshin Impact, se nota que tanto la GPU como la CPU van a tope y el móvil se calienta un poco en la parte trasera superior. No es nada alarmante, pero ahí está.

La gestión de la multitarea es buena y no he notado estrangulamiento de ningún tipo en ningún momento. Ahora bien, me habría gustado que la memoria fuera algo más rápida.

Tenemos 128 GB de memoria, que no está nada mal, pero UFS 2.1. Es una tecnología que seguimos viendo en móviles de gama media, pero teniendo en cuenta que terminales más baratos han optado por la UFS 2.2 que ofrece algo más de velocidad, sobre todo en estos módulos de 128 GB, habríamos agradecido tener esa última tecnología.

  Oppo reno 4Z Oppo Reno 4 Pro Redmi Note 9T Redmi Note 9 Pro Redmi Note 9S realme 7
Escritura secuencial 157,41 MB/s 335,66 MB/s 307,97 MB/s 102,88 MB/s 186,44 MB/s 145,95 MB/s
Lectura secuencial 488,54 MB/s 675,22 MB/s 692 MB/s 420,32 MB/s 340,87 MB/s 233,69 MB/s
Escritura aleatoria 23,50 MB/s 16,14 MB/s 17,73 MB/s 19,29 MB/s 19,44 MB/s 17, 19 MB/s
Lectura aleatoria 15,51 MB/s 12,22 MB/s 16,74 MB/s 14,06 MB/s 15,82 MB/s 4,89 MB/s
Velocidad de copia en memoria 6,10 GB/s 6,11 GB/s 5, 29 GB/s 4,75 GB/s 4,89 GB/s 4,9 GB/s

No es un móvil que se sienta lento por este aspecto, pero exportar fotos en Snapseed, por ejemplo, habría sido algo más fluido. Lo cierto es que el Dimensity 800 nos ha sorprendido y MediaTek se está poniendo al día respecto a Qualcomm.

ColorOS es un sistema muy singular, aunque seguimos en Android 10

Y ese gran rendimiento es debido tanto al hardware como a la comunión con el software. En este sentido, tenemos Android 10 con ColorOS 7.2 corriendo por encima y poniendo la nota de color al sistema de Google.

Nos habría gustado que llegara con Android 11, pero a las compañías aún les cuesta seguir el ritmo de actualizaciones aunque, eso es cierto, en algunos detalles y funciones, estas capas suelen ir incluso por delante de la propia Google. Aunque no tengamos Android 11, sí contamos con los últimos parches de seguridad, y al final eso es lo importante.

Dicho esto, las capas de personalización son algo muy personal, valga la redundancia. Hay usuarios que prefieren Huawei exclusivamente por EMUI, otros prefieren Xiaomi por MIUI y a otros les fascina el OxygenOS de OnePlus.

ColorOS es una capa que, realmente, no me gustó demasiado hasta que llegó la séptima versión. Notaba que era pesada, demasiado colorida y realmente no me aportaba casi nada en mi uso del día a día. Sin embargo, con ColorOS 7 la cosa ha cambiado.

Es una capa rapidísima, fluida, sin cuelgues y con unas animaciones que aprovechan a la perfección las pantallas con 90 o 120 Hz de refresco. Los gestos funcionan a la perfección, los menús son claros (aunque siempre podrían serlo algo más) y tenemos cierta libertad a la hora de personalizar prácticamente cualquier elemento del terminal.

Me gusta especialmente tanto la barra lateral de accesos directos como lo fácil que es mover varios iconos por el dash. Soy una persona que cada cierto tiempo reorganiza el dash y me gusta poder hacer todo en pocos gestos. 

Es, como digo, una muy buena experiencia con una multitarea rápida y, además, tenemos Discover en el lateral izquierdo, por lo que no hay ninguna pega al sistema en este sentido.

No queremos despedir este apartado sin alabar los sistemas de desbloqueo. El Reno 4Z cuenta con un doble sistema formado por un lector de huellas en el lateral derecho y un sistema de reconocimiento facial de verdad, no la típica foto de Android, gracias a su sistema de doble cámara frontal.

Lo que debemos decir es que funciona de maravilla tanto un módulo como otro, ya que son sistemas muy, muy rápidos y fiables.

Los sensores de huellas capacitivos son, en casi todos los casos, los más fiables y rápidos, pero desbloquear este terminal con el rostro es comodísimo.

Y es que, gracias al sensor de profundidad del frontal podemos desbloquear el terminal incluso sin ningún tipo de luz en la habitación, exactamente igual que en los iPhone con sistema FaceID o en el Huawei Mate 40 Pro.

Es un sistema sólido como una roca que no nos ha dado ningún tipo de fallo y con una velocidad que no se ve lastrada por la animación de desbloqueo.

Buen sensor principal de 48 Mpx y dos extrañas cámaras monocromáticas

Hasta ahora, estamos viendo que el Reno 4Z es un terminal bastante redondo. Las cámaras son de los elementos más importantes en un smartphone de este segmento porque estamos encontrando exponentes que, realmente, nos permiten hacer muy buenas fotos sin tener que irnos a un gama media-premium o segmentos superiores.

Nos encontramos un móvil con seis cámaras (dos delante y cuatro detrás), pero hay algunas que no podemos usar o que son, directamente, prescindibles. Vamos a ir por partes y la primera en importancia es el sensor de 48 megapíxeles, el principal.

Se trata del Sony IMX 586 que cuenta con un tamaño de  píxel de 0,8 µm y que tiene la tecnología de pixel binning para unir cuatro píxeles y crear un píxel virtual más grande. El resultado es de fotos de 12 megapíxeles (aunque vamos a poder capturar imágenes a resolución completa) con una apertura f/1.7 y una equivalencia focal a un objetivo de 26 milímetros.

Es un sensor típico en esta gama que nos permite tomar imágenes… correctas. No es el mejor de su segmento, pero tampoco fracasa y lo cierto es que con buenas condiciones de luz vamos a tomar imágenes bastante fieles a la realidad.

El procesado no se pasa de la raya y la verdad es que echamos en falta algo de contraste, pero como siempre digo cuando ocurre esto, mejor menos contraste nativo y poder arreglarlo en una app de edición… que imágenes tan procesadas que sean irrecuperables,

En exterior, como digo, los resultados son buenos con la focal nativa. Tenemos, además, un 2x y 5x digitales y accesibles desde un botón en la app que… bueno, aquí baja un poco el listó porque las texturas están excesivamente lavadas y, de hecho, parece que tienen un toque de acuarela.

En interior o cuando la luz cae, el Reno 4Z sigue la dinámica de las fotos diurnas: fotos buenas y ‘usables’, pero no espectaculares. Se nota más el ruido y hay veces que se producen destellos no deseados, pero, de nuevo, son fotos que vamos a poder usar en redes sociales sin problema.

El gran angular tiene 8 megapíxeles f/2.2 y cuenta con una cobertura de 119 grados. Es un objetivo que me ha gustado con buenas condiciones de luz porque no tiene demasiada distorsión y, además, la equivalencia de color respecto al objetivo principal me ha parecido más que correcta, aunque en condiciones algo más adversas se le notan las costuras.

Cuando hay zonas de claroscuros, no logra subir las sombras lo suficiente y nos encontramos elementos subexpuestos en la imagen final. Además, los 8 megapíxeles no dan para mucho si queremos ampliar, y esto es algo que también debemos tener en cuenta. 

Es un angular bastante extremo, pero divertido y útil en algunas situaciones.

Ahora bien, tenemos otras dos cámaras en la parte trasera, dos sensores de 2 megapíxeles y los dos f/2.4. Y no, no son ni un macro ni un sensor de profundidad, sino un monocromo y un «vintage» y los dos se pueden usar exclusivamente en el modo retrato.

Y sí, es exactamente lo que estáis pensando: objetivos para capturar algo en blanco y negro o sepia que se podrían haber sustituido por un teleobjetivo, aunque fuera un 2x, porque ese trabajo ya lo hacen los filtros.

Un sensor monocromo me encanta cuando tiene utilidad, lo que se traduce en más de 2 megapíxeles (por lo menos 12) y, sobre todo, cuando lo puedo usar en el modo normal, no solo en el retrato. Me gusta el toque del monocromo para algunas situaciones más que el típico filtro en blanco y negro, pero claro, como digo, eso es con un buen sensor.

Aquí tenemos dos objetivos que están «escondidos» en el menú y que solo podemos usar para retratos. Con 2 megapíxeles, la nitidez no es nada del otro mundo y tampoco podemos hacer demasiado con ellos, realmente.

En el apartado de vídeo nos encontramos que podemos grabar a cámara lenta a 720p/1.080p y en modo normal a 720p, 1.080p y 4K, pero solo a 30 fps en estos tres modos. Entiendo que a 4K60 no lleguemos (aunque el procesador lo soportaría sin problema, visto lo visto), pero… ¿por qué no tenemos 1.080p60? 

De la manera que sea, es un buen apartado de vídeo en el que tenemos un modo superestabilizado que, por software, captura a 4K, pero recorta imagen para arreglarla y estabilizarla de forma digital, dando como resultado un vídeo a 1.080p.

El enfoque es bueno y gradual, por lo que el único ‘pero’ es no llegar a esos 60 fps.

Y en la parte delantera tenemos dos cámaras. ya hemos dicho que la principales utilidad es la de utilizar el sistema de reconocimiento facial sin luz alguna, siendo uno de los mejores en Android, pero también podemos hacer retratos, a priori, mejor que con una sola cámara.

Eso se queda en la teoría, ya que en la práctica el retrato parece ser por software principalmente. El sensor principal tiene 16 megapíxeles  f/2.2 y los colores son buenos, pero la nitidez es algo escasa.

Es, en definitiva, un buen apartado fotográfico, pero vamos a ‘jugar’ solo con el principal y, en algunas ocasiones, con el gran angular, ya que los dos sensores monocromos son prescindibles.

Sobre la app de cámara, casi todas las opciones y modos están dispuestos en pantalla sin tener que entrar a menús complementarios. Si queremos hacer un timelapse o entrar al modo Google Lens o al profesional, debemos ir al apartado ‘Más’, pero para la noche o el retrato, por ejemplo, la propia IA de la app nos va guiando.

Como en el software general, es una app funcional rápida y que no nos ha dado ningún tipo de problemas estas semanas de uso.

Como siempre, si queréis ver las fotos sin comprimir, lo podéis hacer a través del siguiente enlace.

4.000 mAh con carga de 18 W que se nos quedan algo cortos

El MediaTek Dimensity 800 nos ha gustado y, como hemos podido ver en las pruebas, se porta realmente bien. Ahora bien, un mantra que arrastran los Mediatek es lo poco eficientes que son en términos de consumo, necesitando más potencia por parte de la batería que los Snapdragon para hacer lo mismo.

Aunque el SoC está construido en una litografía de 7 nanómetros, vemos que los 4.000 mAh no son suficientes para un día de uso intensivo si tenemos activados los 120 Hz en el panel. En nuestras pruebas, con el brillo automático, conexión 5G, Bluetooth siempre encendido y los 120 Hz tenemos 6 horas 54 minutos de pantalla.

Con los mismos ajustes, pero con el refresco de 60 Hz, tenemos siete horas y media de pantalla. Por la diferencia entre un modo y otro a nivel tanto de autonomía como de experiencia de usuario, prefiero dejar siempre activos los 120 Hz que me permiten llegar al fin del día algo justo, pero con una experiencia muy, muy buena.


Un smartphone es un auténtico ordenador, agenda, comunicador social, una multiherramienta que cabe en la palma de la mano. Pero tiene un importante limitación, su autonomía. ¿Exísten trucos para cargar la batería del móvil más rápido?

Si queréis estirar algo más la autonomía, hay disponible un modo de ahorro energético que ‘baja de vueltas’ el procesador, algo que no vamos a notar en las aplicaciones del día a día, así como un modo que retrasa la actualización de notificaciones por la noche, pero vais a llegar al final del día sin problemas, y sin muchos alardes.

Respecto a la carga, el grupo BBK es una de las compañías más potentes en lo que a desarrollo de tecnología de carga se refiere. Los dos Reno 4, de hecho, cuentan con cargadores de 65 W que nos permiten cargar el 100% en apenas media hora.

El Reno 4Z es algo más conservador e incluye en la caja un cargador de 18 W. Es el máximo que admite este terminal y nos permite tener el 50% en 34 minutos con un 100% en una hora y media.

El protagonista es el 5G, pero a la fiesta no faltan ni el NFC ni el jack de auriculares

Y, claro, una de las características estrella de este terminal es que es compatible con redes 5G. De hecho, el MediaTek Dimensity 800 tiene un módem integrado que soporta las redes 5G tanto SA (el 5G ‘de verdad’) como las NSA (el que tenemos muchos actualmente debido al tipo de antenas que hay en nuestras ciudades y que se nutre de la red 4G).

Ya hemos comentado que es un terminal DualSIM y las dos, como en el Redmi Note 9T, pueden ser 5G. Es de los pocos móviles DualSIM en los que podemos tener dos tarjetas 5G ‘de verdad’ operando a la vez. Esto no es para todo el mundo, pero bueno, ahí está y se agradece que haya compañías que estén dando esos pasos en la gama media.

Además, contamos con NFC para pagos móviles y también es de lo más útil para enlazar dispositivos, así como Bluetooth 5.1 y Wi-Fi 5 tanto a 2,4 GHz como a 5 GHz. Nos habría gustado tener Wi-Fi 6, todo sea dicho, pero lo cierto es que, en conectividad inalámbrica, va armado hasta los dientes.

En conectividad física tampoco va descalzo gracias al USB Tipo-C 2.0 y al jack de 3,5 mm. Sí, fabricantes, se pueden hacer móviles delgados y con puerto de auriculares. En esta gama aún agradecemos que esté porque en las gamas altas entendemos que los usuarios optan por auriculares Bluetooth, pero en la gama de entrada y media no es alto tan común.

Ahora bien, ¿el sonido es tan redondo como el resto de apartados? La respuesta es que… no. Tenemos un solo altavoz y esto es algo que nos habría parecido normal hasta hace no mucho, pero viendo que Xiaomi ha presentado estas últimas semanas dispositivos que ofrecen sonido estéreo por menos de 200 euros, es algo que echamos de menos.

El sonido del altavoz, ubicado en la parte inferior, es correcto. Tiene un buen volumen y no chirría demasiado en los agudos a no ser que sobrepasemos el 80%, pero nos falta algo de contundencia en los graves.

Eso sí, para ver vídeos, poner música cuando nos estemos duchando o disfrutar de los videojuegos, sirve, aunque recomendamos utilizar auriculares para disfrutar de una mejor calidad. 

Respecto al software, no tenemos un ecualizador como tal, pero sí un sistema llamado ‘Real Sound’ que reconoce la situación y adapta el sonido tanto automáticamente como a placer (dependiendo de si estamos viendo una película, un juego o escuchando música). Se nota más con auriculares y, por cierto, hay un par incluido en la caja, algo que no suele ser nada habitual actualmente.

Conclusión del análisis del Oppo reno 4Z 5G: 2021 es el año del 5G en la gama media y Oppo quiere dar mucha guerra

Lo decimos prácticamente con cualquier móvil de gama media que analizamos, pero es que, realmente, casi en cada lanzamiento de este segmento nos encontramos características que hace un tiempo ni habríamos soñado para esta gama.

El Reno 4Z no hace nada de manera espectacular, pero tiene en el equilibrio su mayor virtud. Es un móvil con un diseño al que hay que acostumbrarse, pero que agradecemos -mucho- que sea diferente a lo visto en el resto de marcas. Es delgadito, pesa poco debido a la elección de materiales (y a la escasa autonomía de la batería) y tiene jack de auriculares, así como un módulo de cámaras que llama la atención.

La pantalla cumple con creces gracias al panel IPS bien calibrado y, sobre todo, a la frecuencia de hasta 120 Hz que ofrece una fluidez espectacular, y esa fluidez es gracias, también, tanto al buen rendimiento del chip Dimensity 800 de MediaTek como a la buena implementación de ColorOS 7.2.

No falta el NFC, tenemos dos sistemas de desbloqueo que son rápidos y fiables y la experiencia de usuario en apps del día a día, juegos y aplicaciones algo más pesadas es muy, muy buena.

Hay elementos en los que flaquea, como el sonido o la autonomía, y otros que no llego a entender como las dos cámaras monocromáticas, pero en general, estamos ante uno de esos móviles que son muy, muy recomendables si queréis un terminal de gama media 5G sin gastar demasiado dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *