¿Por qué deberías cargar tus dispositivos regularmente aunque no los uses? | Tecnología

Las baterías de los dispositivos electrónicos son uno de los elementos más sensibles, y además de verse afectadas en rendimiento con el paso del tiempo, también pueden ser peligrosas en ciertos casos.

Uno de los elementos más sensibles que tienen nuestros dispositivos electrónicos favoritos es la batería, no solo porque es el principal corazón energético para que funcionen a la perfección, sino porque es quizás uno de los primeros elementos que se deterioran con el uso.

Y es que el deterioro de una batería no solo afecta a su rendimiento general, sino también podría ser peligroso para nuestro bienestar si el dispositivo, y la batería en especial, no se han conservado de forma adecuada. Hace poco Nintendo aconsejó que es recomendable que recarguemos nuestra Switch al menos una vez cada seis meses, porque de no hacerlo podría acabar afectando a la duración y rendimiento de la batería. Pero no todos los dispositivos funcionan igual que una Switch.

Y es que sea cual sea el dispositivo electrónico que funcione en base a una batería, estas baterías deberían recargarse periódicamente para evitar una gran cantidad de problemas. Y es que si dejamos una batería totalmente descargada durante demasiado tiempo, podría dejar de funcionar para siempre o incluso tener una reacción química que pueda causar, en ciertos casos, algún tipo de explosión.

Si bien no hay una ley general al respecto, el intervalo de carga recomendado para estos dispositivos serían de al menos una carga cada 3 o 6 meses. De esta manera, aquellos dispositivos electrónicos que no usemos con frecuencia y que necesitan de cargarse, son los que deberías mirar con lupa a partir de ahora. Es que si por ejemplo vas a cargar un antiguo teléfono móvil que hace un par de años que no utilizas, deberías antes observar si su batería tiene algún tipo de fuga o grieta.

Como seguro que tienes guardados muchos dispositivos electrónicos con baterías y hace bastantes meses que ni siquiera los enciendes, deberías ser especialmente precavido al respecto.  Para ello no los conectes directamente para cargarlos, y antes abre el aparato para observar si en la batería existe algún tipo de hinchazón, grieta, corrosión o fugas de ácido. Si así fuera, recicla directamente la batería y no se te ocurra enchufarla.


Un smartphone es un auténtico ordenador, agenda, comunicador social, una multiherramienta que cabe en la palma de la mano. Pero tiene un importante limitación, su autonomía. ¿Exísten trucos para cargar la batería del móvil más rápido?

En lo que respecta a teléfonos móviles, tabletas y portátiles el riesgo es ligeramente menor porque son los propios fabricantes los que hacen las baterías a prueba de este tipo de inconvenientes. Aún así, si hace ya varios años que no utilizas un teléfono móvil o un ordenador, además de estar desfasados tecnológicamente, quizás no deberías darlos una segunda oportunidad por los riesgos que puede contraer volver a poner en marcha una batería que lleve mucho tiempo en desuso.

[Vía: Lifehacker]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *