Qué pasa si vuelas un dron sobre un volcán en erupción (mala idea) | Tecnología

Varios volcanes han desatado su furia estos días en Islandia. Aquí los drones toman todo el protagonismo, pero sus pilotos tienen que medir muy bien hasta dónde pueden acercarse, porque el dron puede acabar derretido… literalmente.

Parece que estamos en temporada de volcanes en Islandia. Estos días varios de ellos han entrado en erupción, produciendo algunas de las imágenes más espectaculares de la Naturaleza. Y cuando tienes que fotografiar o grabar en vídeo un volcán en erupción, los drones son los absolutos protagonistas…si no se acercan demasiado a la lava…

El uso de drones ha revolucionado la fotografía y el rodaje televisivo en los últimos años. Ya ganan concursos fotográficos, y se han vuelto imprescindibles cuando hay que realizar tomas aéreas. Aún más en el caso de un volcán en erupción, en donde no puedes acertarte para hacer fotos de cerca a ras del suelo.

Garðar Ólafs es un fotógrafo profesional que vive en Reykjanes (Islandia). A 15 minutos de su casa ha entrado en erupción el volcán Geldingadalir. Y cuando tienes un volcán a tiro de piedra de tu casa, puedes hacer dos cosas: usar la lava para cocinar perritos calientes, o coger tu dron DJI y grabar increíbles tomas como ésta:

Islandia es un país singular (el único que no tiene mosquitos), y tanto sus paisajes como las erupciones volcánicas son únicos en el mundo, por eso fotógrafos como Garðar Ólafs pueden permitirse el lujo de montar su propia agencia fotográfica, Airstock, para vender sus fotos y vídeos a todo tipo de medios o particulares.

El problema de grabar vídeos de erupciones volcánicas es que la lava alcanza temperaturas de entre 850 y 1.200 grados centígrados. Así que si acercas demasiado tu dron, literalmente se puede fundir.

Eso es lo que le ocurrió a Garðar Ólafs cuando grabó el vídeo que hemos visto. Hizo descender tanto su dron hasta el interior del cráter del volcán Geldingadalir, que acabó parcialmente derretido:

Podemos ver ligeramente derretida la base del dron. Pero lo que más daño sufrió fue la luz de la cámara, y el sensor que se usa para medir la altura del vuelo. Como vemos en la foto los cristales que lo protegen se derritieron por completo, y el sensor sufrió daños por el calor.

El dron ha quedado inoperativo, ya que aunque vuela bien el sensor de altura no funciona y no mide la distancia al suelo, así que el dron emite errores y corre peligro de estrellarse cuando vuela, al no poder sortear elevaciones del terreno.


El dron JJRC Terzetto es un vehículo tres en uno que vuela, navega y se desliza por el suelo. Y cuesta menos de 30 euros. Ideal para un regalo que sorprenderá a su destinatario.

Pese a todo, diría que mereció la pena«, comenta Ólafs en una entrevista en PetaPixel.

No son las únicas imágenes espectaculares que hemos visto estos días de un volcán islandés. También se ha hecho viral un vídeo en donde un dron vuela sobre los ríos de lava del volcán Fagradalsfjall, mientras roza con sus rotores la lava burbujeante en lo alto del cráter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA