¿QUÉ SON LOS SERVIDORES CLOUD?

cloud-server-free-trial

 

 

 

En algunos aspectos, los servidores en la nube funcionan de la misma manera que los servidores físicos, pero las funciones que proporcionan pueden ser muy diferentes. Al optar por el alojamiento en la nube, los clientes están alquilando espacio de servidor virtual en lugar de alquilar o comprar servidores físicos. A menudo son pagados por hora dependiendo de la capacidad requerida en cualquier momento en particular.

 

En esencia un servidor cloud es una máquina virtual, es decir, se trata de un servicio que mediante el uso de software de virtualización nos permite disponer de un servidor completo para nuestro uso exclusivo. El software de virtualización lo que hace es dividir un ordenador o máquina física en varias máquinas virtuales que se comportan como si fueran máquinas físicas de verdad.

 

Si profundizamos un poco, podremos ver que un servidor cloud es mucho más que una “simple” máquina virtual. Un servidor cloud se sustenta sobre una infraestructura especial que le permite abstraerse totalmente del hardware, donde no sólo la máquina o el servidor están virtualizados, sino que otros componentes como la red y el almacenamiento también lo están. Está abstracción respecto al hardware significa que un servidor cloud no está atado a un ordenador físico concreto, no está ubicado en un único ordenador.

 

El resultado es que un servidor cloud es tolerante a fallos de hardware, es decir, que en caso de que un ordenador físico falle el servicio seguirá funcionando de forma ininterrumpida o como mucho requerirá reiniciar el servidor en otro nodo de hardware. Además, un servidor cloud se puede redimensionar de forma inmediata, es decir, se le puede añadir más RAM o más procesadores, se le puede añadir discos o redimensionar los existentes.

 

Tradicionalmente hay dos opciones principales para hospedar: alojamiento compartido y alojamiento dedicado. El alojamiento compartido es la opción más barata por la que los servidores se comparten entre los clientes del proveedor de alojamiento. El sitio web de un cliente se alojará en el mismo servidor que los sitios web pertenecientes a otros clientes. Esto tiene varias desventajas, incluyendo el hecho de que la configuración es inflexible y no puede hacer frente a una gran cantidad de tráfico. El hosting dedicado es una forma mucho más avanzada de alojamiento, mediante la cual los clientes compran servidores físicos completos. Esto significa que todo el servidor está dedicado a ellos sin que otros clientes lo compartan. En algunos casos el cliente puede utilizar varios servidores que están dedicados a su uso. Los servidores dedicados permiten un control total sobre el alojamiento. La desventaja es que la capacidad requerida necesita ser pronosticada, con bastante energía del recurso y de proceso de hacer frente a niveles esperados del tráfico. Si esto se subestima, entonces puede conducir a la falta de recursos necesarios durante períodos de actividad, mientras que la sobreestimación significará pagar por capacidad innecesaria.

 

Los clientes de alojamiento en nube desean obtener lo mejor de ambos mundos. Los recursos pueden ampliarse o reducirse en consecuencia, haciéndolo más flexible y, por lo tanto, más rentable. Cuando hay más demanda en los servidores, la capacidad se puede aumentar automáticamente para que coincida con esa demanda sin que esto tenga que ser pagado de forma permanente. Esto es similar a una cuenta de luz, usted tiene acceso a lo que necesita, cuando lo necesita, y luego sólo paga por lo que ha usado después.

 

A diferencia de los servidores dedicados, los servidores en la nube se pueden ejecutar en un hipervisor. El papel de un hipervisor es controlar la capacidad de los sistemas operativos para que se distribuya donde sea necesario. Con el alojamiento en la nube hay varios servidores en la nube que están disponibles para cada cliente en particular. Esto permite que el recurso de computación se dedique a un cliente en particular cuando sea necesario. Cuando hay un aumento en el tráfico, la capacidad adicional será accesada temporalmente por un sitio web, por ejemplo, hasta que ya no es necesario. Los servidores en la nube también ofrecen más redundancia. Si falla un servidor, otros tomarán su lugar.

 

A continuación se describen las ventajas clave de los servidores en la nube:

 

  • La flexibilidad y escalabilidad; recurso adicional se puede acceder como y cuando sea necesario

 

  • Coste-eficacia; mientras esté disponible cuando sea necesario, los clientes sólo pagan por lo que están utilizando en un momento determinado

 

  • Facilidad de configurar; Servidores de la nube no requieren mucha configuración inicial

 

  • Fiabilidad; debido al número de servidores disponibles, si hay problemas con algunos, el recurso se desplazará para que los clientes no se ven afectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *