TCL 10 5G, análisis y opinión | Tecnología

Después de conquistar el sector de los móviles más premium, la quinta generación de redes inalámbricas ha dado el salto a los smartphones de gama media. Cada vez es más fácil encontrar teléfonos entre los 500 y 300 euros que incluyen esta característica como el modelo que hoy nos ocupa.

Después de presentarse hace unos meses, ha llegado a nuestras manos el TCL 10 5G, un terminal que pretende hacerse un hueco en un mercado extremadamente competitivo. Se presenta como una versión del TCL 10 Pro, que también hemos analizado, con una gran pantalla, cuatro cámaras traseras y buena autonomía. 

Mientras el 5G termina de despegar en nuestro país, los móviles que lo ofrecen prometen ser una inversión a largo plazo, pues aún son muy pocos los usuarios que pueden disfrutar de esta tecnología. Mientras, vamos a ver qué puede ofrecernos el TCL 10 5G a día de hoy por sus 399 euros de precio. 

Especificaciones TCL 10 5G
Pantalla LCD de 6,53 pulgadas | FHD+ (2.340 x 1.080 px) | Formato 19,5:9
Procesador Snapdragon 765G
RAM 6 GB 
Almacenamiento 128 GB ampliable
Cámaras traseras Principal: 64 Mpx | Gran angular: 8 mpx | Macro: 5 Mpx | Profundidad: 2 Mpx
Cámara frontal 16 Mpx
Batería 4.500 mAh
Conectividad 5G y 4G, WiFi AC, Bluetooth 5.0 y NFC
Sistema operativo Android 10 con interfaz de TCL
Dimensiones 163,65 x 76,56 x 9,05 mm | 210 gramos
Precio 419,99 euros

Análisis del TCL 10 5G por apartados:

De negro a plateado, elegancia y sencillez

Aunque no lo parezca, el diseño suele ser la parte más difícil de analizar de un móvil. Es un ámbito muy personal en el que cada uno tiene sus propios gustos. Por eso acompañamos nuestros análisis con fotos y vídeos para que sea el propio lector quien evalúe si el diseño es lo que busca o no.

En el caso del TCL 10 5G, puede gustar si lo que se busca es un terminal sobrio y sencillo. El fabricante no ha querido resaltar con colores brillantes ni arcoíris el teléfono, pero sí destaca la franja en horizontal con sus cuatro cámaras traseras. Es difícil no verla. 

No es una plataforma muy grande, pero si sobresale un poco de la carcasa, por lo que es mejor protegerla de golpes con una funda, en la caja se incluye una de plástico. Debajo tenemos el sensor de huellas en formato cuadrado, algo alto para ser del todo cómodo, al menos para las manos que han puesto a prueba este modelo. 

El único detalle que podríamos considerar como un adorno es el degradado que va de un gris plata en la parte inferior a un negro intenso cerca de las cámaras. Es un efecto muy sencillo, pero como decimos, esto va por gustos. Aún así, el diseño queda completamente desmejorado al ser una carcasa de plástico que absorbe con gran facilidad todas las huellas y el polvo.

El teléfono es de buen tamaño, grueso y pesado, 210 gramos se acaban notando. El hecho de que los bordes sean curvos ayuda a sujetarlo con mayor firmeza y comodidad. En los bordes no encontramos ningún elemento inusual, excepto el botón para activar el Asistente Virtual de Google. Si se usa con frecuencia este asistente puede ser de gran utilidad, si no, es un botón que jamás utilizarás.

Por último, la parte frontal está presidida por la pantalla, también de buen tamaño, con una pequeña perforación en la esquina para poner la cámara frontal. La pantalla y todo el frontal es liso, con finos bordes, pero no termina en curva como sí hacen otros fabricantes para dar la sensación de que la pantalla es más grande. 

Pantalla FullHD+ con NXTVision para potenciar los colores

La pantalla del TCL 10 5G es algo más sencilla que la de su hermano mayor el TCL 10 Pro. Para poder reducir el precio y añadir cualidades como el 5G, TCL ha sacrificado otros aspectos como la pantalla. No es que sea un mal panel, pero se queda algo corto comparada con el 10 Pro y otros móviles de la competencia.  

Estamos ante un panel grande de 6,53 pulgadas con un ratio pantalla-cuerpo del 91% por lo que los bordes son delgados y el orificio para la cámara frontal apenas le quitan espacio. Es un panel plano, es decir, que no tiene los bordes curvos como si la pantalla se derramara por las esquinas algo que sí hace el modelo 10 Pro.

Su resolución es FHD+ (1080 × 2340 píxeles) en un panel LCD, en vez de ser una pantalla AMOLED que ofrece mejor calidad y rango dinámico de colores. Por este rango de precio en el mercado ya se ven otros terminales con pantallas OLED y tasas de refresco mayores. Sin embargo, TCL defiende esta pantalla con su  herramienta NXTVision. Se trata de un software que podemos configurar para convertir contenidos SDR a HDR, además de mejorar automáticamente el contraste, la nitidez y la saturación para que veamos contenidos con una paleta más rica.

NXTVision debe permanecer activa todo el tiempo, pues sin ella los colores son mucho más apagados y las imágenes pierden mucho. Sin esta herramienta, la pantalla del TCL 10 5G sería un desastre, uno de sus puntos más débiles frente a los paneles que estamos viendo en otros terminales. 

Por otro lado, la resolución de la pantalla se traduce en 395 píxeles por pulgada, lo que hace que los píxeles individuales sean indistinguibles. Los ángulos de visión son buenos y contamos con un nivel de brillo cómodo, llega a los 450 nits de máxima lo que en situaciones de mucha luminosidad nos permite ver con claridad las fotos que estamos tomando o las aplicaciones que estamos consultando. 

Además de configurar la herramienta NXTVision, contamos con otros ajustes como calibrar la intensidad de color de la pantalla, activar un modo lectura o un modo oscuro para proteger nuestra vista. 

Snapdragon 765G, buen rendimiento para diario y más

Si antes hemos mencionado que el TCL 10 5G ha tenido que hacer algunas concesiones para reducir su precio, el procesador podría ir en esa lista. No quiere decir que sea una mala elección o que no cumpla con su función, pero no es el procesador más potente del mercado que podría ofrecer redes 5G. 

Es más, Qualcomm, el fabricante de este chip, lo diseñó precisamente para dar cobertura a los móviles de gama media que quisieran comenzar a integrar esta nueva generación de telecomunicaciones. El Snapdragon 765G es un procesador pensado para móviles de este rango de precio. 

Esta versión implica una mejora en el rendimiento de CPU y GPU que supera el 15%. Además de ofrecer 5G, este componente pretende potenciar los móviles gaming de gama media, por lo que podemos esperar de él un buen resultado en las tareas más exigentes. 

Es cierto, en el tiempo que hemos estado usando el TCL 10 5G como móvil principal su fluidez ha sido muy buena. Posiblemente le debamos parte de este rendimiento también a sus 6GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

A continuación os dejamos las pruebas de rendimiento a las que hemos sometido este móvil y las comparamos con otros terminales similares, aquellos que también han integrado este procesador. 

  TCL 10 5G LG Velvet Xiaomi Mi 10 Lite Oppo Find X2 Lite
GeekBench 5 Single 604 540 607 622
GeekBench 5 Multi 1.864 1.662 1.912 1.833
AnTuTu 314.145 293.361 318.815 328.421
PC Mark 7.815 7.902 9.424 9.507

Como se puede ver en tabla comparativa sus resultados no son malos y se asemejana los del Xiaomi Mi 10 Lite y el Oppo Find X2 Lite. De todas formas, la última palabra la tiene la experiencia del usuario que como decíamos es muy buena. 

Hemos podido cambiar con fluidez de una aplicación a otra y frente a tareas más pesadas como el uso de videojuegos no hemos notado un lag excesivo que dificulte la tareas. Sin embargo, sí hemos percibido algo de retraso o pequeños bloqueos puntuales que nos han resultado algo molestos en el uso general del teléfono, lo cual puede también ser en parte culpa del sistema operativo.

También podemos deciros que el teléfono no cuenta con el mejor sistema de refrigeración, antes situaciones muy exigentes o cuando lo dejamos cargando, la temperatura sube bastante, aunque no como para suponer un problema muy grave. En general la experiencia es buena, aunque podría ser mejor. 

Android 10 casi limpio, con algún toque de TCL

El rendimiento de un teléfono, aunque en menor medida, depende también del peso que tenga su software y la experiencia del usuario, de lo fluido que sea este sistema operativo. Es habitual que los fabricantes engrosen el SO de sus móviles con una capa de personalización, pero no es el caso de TCL.

 

En este teléfono la experiencia es fluida y sencilla porque sólo incluye Android 10, más que suficiente para cualquier teléfono, aunque con el tiempo terminará recibiendo la actualización a Android 11 y todas sus novedades. 

La interfaz es cómoda y nos permite encontrar casi cualquier elemento o función de manera rápida. Tenemos un modo oscuro, como ya hemos visto y gestos de navegación para ir de una pantalla a otra con más celeridad y eliminando los botones de navegación que le quitaban espacio a las aplicaciones. 

Los iconos de cada aplicación como los ajustes o el gestor de archivos cuentan con animaciones que se activan al interactuar con ellos. Además tenemos una pantalla de bloqueo bastante interactiva y una ventana de accesos rápidos para cuando hacemos una captura de pantalla. 

Por otro lado, este teléfono presenta muy poco bloatware, es decir, cuenta con algunas aplicaciones preinstaladas que pueden añadirle un peso extra al software, en algunos casos innecesario. Son realmente pocas y se pueden desinstalar si vemos que no son necesarias, por lo que no hay de que preocuparse. 

Sistemas biométricos: reconocimiento facial y lector de huellas

Aunque ya los hemos mencionado antes, vamos a hacer un pequeño alto en el camino para explicar cómo funcionan los dos sistemas biométricos que incluye el TCL 10 5G para bloquear el teléfono ante desconocidos. 

Son ya un recurso muy común en todos los teléfonos y más a partir de este rango de precio. tenemos en la parte trasera el lector de huellas dactilares. En vez de esconderlo debajo de la pantalla, TCL ha optado por usar un sensor capacitivo. Suelen ser más eficaces y rápidos, pero en este caso se nos antoja un poco lento, además está en una posición algo alta y cuesta alcanzarlo según como estemos sujetando el teléfono. 

En el caso del reconocimiento facial, soportado por la cámara frontal y el sistema de inteligencia artificial para analizar nuestro rostro, es igual de rápido que el lector de huellas. Nos ha resultado más cómodo pues sólo con levantar el teléfono, éste ya reconoce tu cara (si no llevas mascarilla) y desbloquea el teléfono. Aún así, es un sistema mucho menos seguro que el lector de huellas. 

Cuatro cámaras con macro y 64 Mpx

Junto a la cámara y el procesador, el tercer apartado más importante en un móvil es el fotográfico. Como era de esperar, TCL apuesta por un buen número de cámaras, cuatro en la parte trasera, aunque eso no significa que el resultado positivos sea el mejor. 

En concreto tenemos un sensor principal de 64 Mpx, uno secundario gran angular con 8 Mpx, un tercer sensor macro de 5 Mpx y el último para dar profundidad de 2 Mpx. En la parte delantera tenemos una cámara de 16 Mpx de la que hablaremos más adelante. 

Todas estas cámaras responden a un aplicación preinstalada por el fabricante que, en principio, es sencilla de utilizar. La mayoría de funciones como el HDR, el cambio a la cámara principal o la macro, el uso de Modo Noche y algunos filtros cuentan con un acceso fácil y rápido. Es cómoda, aunque para hacer algunas fotos se toma su tiempo, como a la hora de tomar fotos con el sensor de 64 Mpx.

Vamos a mostraros algunos ejemplos de las fotografías que se pueden conseguir con esta combinación de cámaras, también podéis ver todas las muestras en su calidad original en este enlace. En general, las fotografías diurnas tienen pocas pegas. El TCL 10 5G cumple con lo que se espera de él cuando tenemos buena luz para hacer fotos

Fotografías con detalle, colores realistas y buena resolución, sobre todo si recurrimos al sensor principal que nos ofrece imágenes con mucho más peso. Podemos conseguir imágenes de hasta 20 MB que soportan mucho mejor que las ampliemos, aunque no se diferencian mucho en luz y colores de la fotografía estándar que ofrece el teléfono. 

Estas imágenes adquieren algo más de color cuando activamos el HDR. Esta herramienta la tenemos en todos los teléfonos, pero al ser un software de cada marca que nos ofrece analizar la escena para compensar luces y sombras, el resultado es muy variado. 

En el caso de TCL, además de suavizar las sombras más oscuras y las zonas donde la luz puede cegar algo la imagen, el HDR también potencia los colores. Hace las veces de un filtro de color, saturando las tonalidades como suelen gustar en las redes sociales. En ciertas ocasiones puede estar bien, pero en otras se nos antoja algo irreal. 

El gran angular, por su parte, mantiene bien las dimensiones de la escena que estamos fotografiando, pues como puedes ver en esta muestra, no hay curvas en los laterales de la fotografía que indiquen que está deformada. Sin embargo, al usar el gran angular nos arriesgamos a perder luminosidad en la fotografía

Podemos también usar un zoom digital de 10 aumentos. Sin embargo, llegado al tope de la distancia, la fotografía pierde mucha resolución y detalle, como puedes apreciar en la siguiente muestra. 

Por último, tenemos la cámara macro. Este tipo de sensores están en muchos teléfonos pero no terminan de ser una opción puntual que pocos usuarios utilizan. Sí las fotografías macro del TCL 10 5G son buenas, con mucho detalle, buena luz y un rango dinámico de colores aceptable, pero insistimos en que es un recurso que pocas veces usamos. 

Todas estas fotografías son las que conseguimos cuando estamos de día. No obstante, la dificultad mayor llega cuando la luz se va e intentamos sacar imágenes con la misma calidad de noche. Dependiendo de lo que estemos buscando podemos optar por hacer una foto realista con poca luz y detalle o utilizar la herramienta Modo Noche. 

El Modo Noche o Super noche, como lo llama el fabricante, da como resultado un cuadro con colores saturados y objetos marcados. Reduce la intensidad de las luces de las farolas e intensifica la definición de aquellas partes que saldrían más oscuras, que es lo que se espera de esta herramienta. 

En cuanto a la cámara frontal de 16 Mpx integrada en la esquina de la pantalla consigue también buenos selfies con luz, al detalle, con los colores apropiados. Entre los efectos que podemos añadirle está el desenfoque del fondo que, al igual que las cámaras traseras, recorta bien la silueta sin dejar fuera elementos como las gafas y no es un recorte exagerado. 

Por último, está la grabación en vídeo que trabaja a 720P, 1080P y 4K a 30 fps. Además de su calidad, hemos puesto a prueba su estabilidad a la hora de grabar en movimiento y deja bastante que desear. La cámara compensa los movimientos bruscos con saltos incómodos cuando debería ser un vídeo fluido sin golpes. 

Con autonomía mejorable y carga rápida e inversa

Para poder usar la pantalla, el procesador y las cámaras, el TCL 10 5G depende de su batería de 4.500 mAh. Este componente es cada vez más frecuente en los móviles de gama media e incluso baja. No es una mala cifra, aunque hubiéramos preferido una batería de 5.000 mAh. 

Gracias a esta batería, la autonomía de este móvil se ajusta a la media. Podemos conseguir algo más de las 24 horas estándar, pero se queda muy corto para llegar a las deseadas 48 horas. Durante las semanas que hemos estado poniendo a prueba este móvil nos ha aguantado como máximo día y medio en los casos en los que no lo hemos usado apenas.

Sin embargo, en los días en los que le hemos dado más trabajo, haciendo fotos por la calle, viendo vídeos en streaming o jugando a algún videojuego, la batería se agota con facilidad. Resulta necesario cargarlo una vez al día. No obstante, para ser más exactos, hemos sometido al teléfono a una prueba de rendimiento. 

Como vemos en las capturas, el móvil aguanta más de 7 horas con la pantalla encendida al máximo de brillo. Es un buen dato, pues lo normal es que el nivel de brillo se mantenga entre el 50% y el 20%. Además pocas circunstancias pueden obligarnos a tener más de 7 horas la pantalla encendida.

Aún así, aquí no solo importa cuánto tiempo pueda aguantar la batería de un móvil. El tiempo que tarda en cargarse también es crucial, si vamos a tener que usar el cargador todos los días, al menos que sea por poco tiempo. En el caso del TCL 10 5G, el tiempo de carga nos da un respiro. 

Si se nos está agotando la batería podemos volver a tenerla al 50% en poco más de media hora, lo que nos permite seguir usando el teléfono durante, al menos, 12 horas más. A partir de aquí, el tiempo de carga se va ralentizando. Para llegar al 100% necesitamos otra hora y cuarto. 

En definitiva, con el sistema de carga Quick Charge 3.0 en dos horas podemos tener de nuevo la batería al completo para otro día y medio de uso. Además, TCL ha incluido carga inversa para que el teléfono nos sirva de power bank o, dicho de otro modo, para cargar otros dispositivos como los auriculares cuando no tenemos un enchufe a mano. 

NFC, USB-C, Bluetooth 5.0 y 5G para los próximos años

Uno de los aspectos más relevantes de este teléfono que ya hemos mencionado en el apartado de rendimiento es su compatibilidad con las redes 5G. Su propio nombre lo dice, este es uno más de todos esos teléfonos que están llegando al mercado para dar comienzo al despliegue de esta nueva tecnología. 

Estos últimos meses se han sumado más operadoras en España al despligue de antenas y servicios Falta todavía mucho para que las velocidades de transmisión que ofrece el 5G lleguen a todos los usuarios, incluso en las grandes ciudades. Pero cuando ese momento llegue los consumidores necesitarán contar con un teléfono como este.

Nosotros no hemos podido poner a prueba este aspecto del teléfono, a causa de esa falta de acceso actual de la que os hablamos. Sin embargo, la pregunta aquí es si estamos buscando un móvil que nos dure más de dos años o si preferimos esperar a que el 5G sea una realidad más amplia en el país para comprarnos un móvil con esta cualidad más adelante.

Al margen de esta tecnología, otras características que sí podemos disfrutar ahora son la conexión inalámbrica con WiFi AC y Bluetooth 5.0, los últimos estándar que ya están presentes en la mayoría de dispositivos y ofrecen velocidades más altas así como una estabilidad mayor o distancias de conexión más amplias. 

También tenemos ranura para colocar una tarjeta SIM y una microSD con la que ampliar el almacenamiento y conexión NFC, imprescindible a día de hoy en muchos aspectos. El pago con el móvil se ha impuesto con la nueva pandemia, de esta manera se evita pagar con dinero en efectivo y tener que sacar las tarjetas de la cartera, entre otras ocasiones en las que esta tecnología puede ser útil. 

Justo al lado del conector USB-C para cargar el móvil, tenemos los dos altavoces que ofrecen un buen volumen de sonido, lo cual no parece ir ligado con la calidad. La música o llamadas quedan distorsionadas al aumentar el volumen, esto no pasa si usamos auriculares y los conectamos a mini jack que hay en la parte superior del teléfono. 

Renunciamos al 5G a cambio de algunas mejoras

Llega la hora de la verdad, el momento final en el que nos servimos de todo lo anterior para responder a la pregunta más importante, ¿merece la pena comprar el TCL 10 5G? Como en todo móvil que se preste hemos visto puntos a favor y otros en contra.

La autonomía, pantalla, y software están dentro de la media, de lo esperado, pero no destacan especialmente. El rendimiento y las cámaras nos han gustado en gran medida. Como punto positivo también podríamos mencionar la conectividad, si estás buscando un teléfono 5G a largo plazo. Sobre su diseño, dejaremos que seáis vosotros lo que decidáis si os gusta o no. 

No obstante, la competencia es el talón de aquiles de este móvil, si lo que buscas es un móvil de este rango de precio y el hecho de tener 5G te da igual, incluso el modelo TCL 10 Pro sería una opción mejor. Y si realmente es importante invertir en un teléfono a largo plazo que sea compatible con el 5G, móviles como el Xiaomi Mi 10 Lite 5G, ofrecen una pantalla mejor y un precio más asequible. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *