Vivo V21 5G, análisis y opinión | Tecnología

Vivo es una marca relativamente desconocida por estas latitudes ya que apenas hace un año que empezaron su desembarco oficial en el mercado español.

Sin embargo, sus primeros modelos han tenido muy buena acogida, y la marca no parece dispuesta a aflojar su estrategia. El último en llegar a nuestras manos ha sido el Vivo V21 5G, un móvil que se desmarca de sus competidores ofreciendo una cámara para selfies estabilizada y un diseño muy cuidado.

La propuesta no es descabellada porque, según varios estudios de mercado, la mayoría de fotos que se hacen y se comparten al día son selfies. Si esto lo aplicamos a un móvil de 399 euros, el resultado es un caramelito para los más jóvenes que les permite hacer selfies y vídeos con una cámara frontal que muchos envidiarían en su cámara trasera.

Vivo V21 5G
Pantalla AMOLED 6,44 pulgadas (2.404 x 1.080 píxeles) | 90 Hz | HDR10+
Procesador MediaTEK Dimensity 800U | Mali G57 MP3
Memoria RAM y almacenamiento 8 GB LPDDR4X | 128 GB | UFS 2.2 | micro SD
Cámaras traseras Principal: 64 Mpx f/1.79 | Gran angular: 8 Mpx f/2.2 | Macro: 2 Mpx f/2.4
Cámara frontal 44 Mpx | f/2.0
Batería 4.000 mAh | carga rápida 33 W
Android Android 11 con Funtouch OS 11.1
Conectividad 5G | WiFi 5 (802.11 ac) | Bluetooth 5.1 | NFC | USB-C | GPS
Dimensiones y peso 159,68 x 73,9 x 7,29 mm | 176 gramos
Precio 399 euros

Análisis del Vivo V21 5G por apartados:

Estética inédita en un móvil de gama media

Vivo es un fabricante que cuida mucho el diseño de sus móviles en toda la extensión de su catálogo. Lo vimos hace unos meses con su Vivo Y70 –que analizamos aquí— y lo vuelve a repetir en el Vivo V21 5G.

Vivo nos ha enviado una unidad de prueba con un espectacular acabado Sunset Dazzle que se ha convertido en el centro de atención en cuanto sacaba el móvil del bolsillo. No es para menos porque la trasera juega con la luz aportando reflejos multicolores difuminados sobre una trasera mate que apenas captura huellas.

Para los más conservadores, también está disponible en color Dusk Blue, que se limita a jugar con las tonalidades azules.

En ambos casos, el contenido de la caja en el que se entrega es inusualmente nutrido. Se incluye: funda transparente, cargador de 33W, cable USB C de carga, auriculares USB C y un adaptador USB C a jack de 3,5 mm.

Es decir, mal porque Vivo no ha incluido un jack de auriculares en este modelo, pero lo compensa con creces añadiendo una alternativa y la posibilidad de usar tus propios auriculares con el Vivo V21 5G.

Estamos ante un móvil de un tamaño medio con 159,6 x 73,9 mm pero se hace muy agradable de usar por tener un grosor de solo 7,29 mm y ser muy ligero para su tamaño con 176 gramos.

Sin duda Vivo ha optado por una línea de diseño diferencial que apuesta por una trasera totalmente recta que suaviza sus bordes con una curva 2.5D para encajarse en un marco de plástico que también destaca por su perfil recto.

El nombre de la marca tiene presencia en la esquina inferior izquierda, mientras que en la superior de ubica un módulo de cámaras rectangular que se eleva en dos niveles manteniendo las líneas rectas y minimalistas del resto del terminal.

No es un módulo que sobresalga en exceso y queda protegido cuando se le instala la funda de silicona transparente que se incluye junto al smartphone.

Los botones están situados en el lado derecho y casi se mimetizan con el chasis por su perfil plano. Tenemos un botón de encendido con acabado texturado para diferenciarlo al tacto y, justo encima, los botones de volumen situados, en mi opinión, un poco altos.

El resto del contorno queda libre de cualquier elemento salvo un micrófono en la parte superior, mientras que toda la conectividad se concentra en la parte inferior.

Aquí encontramos el único altavoz mono del terminal, el conector USB C y la bandeja híbrida para dos tarjetas nanoSIM o una tarjeta nanoSIM y una microSD.

Como su propio nombre indica, puede instalarse una SIM 5G y cuenta con conectividad WiFi 5, Bluetooth 5.1, NFC para pagos móviles y GPS. En definitiva, equipamiento más que completo para el día a día.

Su único altavoz entrega la potencia justa para cubrir el expediente, con ausencia casi total de bajos y un volumen algo escaso.

En el frontal encontramos una pantalla plana rodeada por unos marcos que no pasan de ser correctos y crecen ligeramente en la parte inferior con una barbilla algo más ancha. Destaca el notch de tipo gota situado en la parte superior que sirve de alojamiento para la cámara frontal.

Perfectamente camuflado en el marco superior de la pantalla encontramos el altavoz de llamadas, jalonado por dos flashes ocultos que servirán para mejorar la iluminación de los selfies.

En definitiva, el diseño es una de las claves en este Vivo V21 5G y se refleja en una experiencia de uso en mano muy buena y una trasera no atrapa las huellas.

AMOLED y 90 Hz que rinden muy bien en el día a día

Uno de los fenómenos que no pasa inadvertido en los últimos lanzamientos de la gama media es que estos móviles vienen muy bien equipados en lo que a pantalla se refiere.

En este caso nos encontramos ante una pantalla AMOLED de 6,44 pulgadas con resolución Full HD+ de 2.404 x 1.080 píxeles y una tasa de refresco de 90 Hz.

Sobre el papel es una pantalla que se está convirtiendo en habitual de muchos modelos de la gama media por ofrecer muy buenos resultados. Tiene una representación de colores más que correcta cuando se configura con el ajuste Profesional.

En lo relativo a la tasa de refresco de la pantalla, la mejor elección es ajustarla con la opción Cambio automático, que cambia entre los 60 Hz y los 90 Hz en función del contenido consiguiendo equilibrar el ahorro de batería con una experiencia de uso más fluida.

El nivel de brillo nos ha parecido adecuado en exteriores, aunque el sensor de brillo automático no siempre ha reaccionado con la intensidad que hubiera gustado siendo algo tacaño con el brillo.

Nuestras mediciones confirman lo que nuestros ojos intuían, un brillo medio de 824,6 luxes que le proporcionan una buena visibilidad en exteriores.

Este brillo por encima de los 800 luxes permite al Vivo V21 5G representar un HDR más que decente, siendo compatible con el estándar de metadatos dinámicos HDR10+.

Dimensity 800U rinde muy bien, pero algo no está bien optimizado

Si miramos bajo el capó de este Vivo V21 5G encontraremos uno de los nuevos procesadores Dimensity 800U de MediaTEK que ofrece un buen equilibrio entre buenas prestaciones, un consumo energético contenido y conectividad 5G.

El procesador de MediaTEK se ha comportado muy bien a nivel de rendimiento en el día a día solventando sin problemas el uso de varias apps simultáneamente en multitarea y moviendo con fluidez la interfaz.

Hemos podido jugar sin problemas a juegos muy exigentes con el procesador y el Dimensity 800U ha mantenido el tipo de forma estoica, aunque hemos tenido que rebajar un poco la exigencia gráfica. No todo han sido luces en nuestra experiencia, también nos hemos encontrado con importantes sombras.

En determinados juegos como Asphalt 9 hemos encontrado un comportamiento algo más perezoso llegando a mostrar algo de lag. Algo similar nos ha sucedido navegando con Chrome, donde se quedaba congelado al hacer scroll o al abrir nuevas páginas.

El hecho de ser un comportamiento muy puntual y con apps muy concretas, nos indica que no se trata de una falta de potencia del procesador, sino que estamos ante un problema de optimización de los recursos por parte del software.

Vivo V21 5G OnePlus Nord CE 5G Oppo Find X3 Lite 5G
Procesador Dimensity 800U SD 750G SD 765G Dimensity 800U
Geekbench 4 Single 2.837 2.864 2.813
Geekbench 4 Multi 6.907 6.754 7.225
Geekbench 5 Single 589 637 603 601
Geekbench 5 Multi 1.699 1.827 1708 1.794
3D Mark Wild Life 1.610 | 9.60 fps 1.114 | 6.70 fps
AnTuTu 381.082 390.259 311.202 294.894
PC Mark 7.238 8.326 9.372 8.780

Este comportamiento de pérdida de potencia aleatoria también lo encontramos en el Vivo Y70 que montaba el Snapdragon 665, lo cual viene a confirmar nuestra teoría de una falta de optimización de recursos por parte del software al ejecutar determinadas apps. Su funcionamiento el resto del tiempo es sencillamente intachable.

Además, controla bien la temperatura y tras un rato exprimiendo al máximo el rendimiento de su GPU integrada Mali G57 MP3 con juegos como Genshin Impact, la trasera se mantenía fresca, aunque también es cierto que este título se ejecuta con un ajuste gráfico bajo.

El Vivo V21 5G que protagoniza este análisis tiene 8 GB de memoria RAM y se reserva 3 GB adicionales en la memoria de almacenamiento para crear una memoria RAM virtual con la que ampliar la capacidad del terminal.

8 GB ya es una buena base, por lo que es posible que la mayoría de usuarios no necesiten nunca ese extra de memoria. En cualquier caso, bienvenido sea.

Disponemos de una capacidad de almacenamiento de 128 GB con tecnología UFS 2.2 y la posibilidad de ampliar esa capacidad con una tarjeta micro SD. Por lo que el almacenamiento no debería ser un problema en este terminal.

Vivo V21 5G OnePlus Nord CE 5G Oppo Find X3 Lite Redmi Note 9T
Escritura secuencial 255, 85 MB/s 350,04 MB/s 317,89 MB/s 307,97 MB/s
Lectura secuencial 727,75 MB/s 468,26 MB/s 773 MB/s 692 MB/s
Escritura aleatoria 24,53 MB/s 4,50 MB/s 20,19 MB/s 17,73 MB/s
Lectura aleatoria 14,98 MB/s 16,77 MB/s 18,24 MB/s 16,74 MB/s
Velocidad de copia en memoria 5,19 GB/s 5,56 GB/s 5,91 GB/s 5, 29 GB/s

Salvo los problemas de rendimiento puntual, lo cierto es que el sistema operativo se ha mantenido muy fluido durante el tiempo que ha durado la prueba.

El Vivo V21 5G viene con FunTouch OS 11.1 basado en Android 11. Esta capa de personalización es muy ligera, aunque no podríamos decir que mantiene la línea de las ROMs de stock de Android porque Vivo le ha aplicado una buena dosis de personalización con configuraciones y añadidos propios orientados al control gestual.

Destacar, por ejemplo, las opciones de personalización de las animaciones del sistema (reconocimiento de huella, de carga, de conexión USB, encendido o apagado, etc.). Tampoco falta un modo Ultra juegos que ajusta el comportamiento del móvil al ejecutar juegos.

Cuenta con dos modos de seguridad biométrica formados por un sensor de huella dactilar en pantalla y un sistema de reconocimiento facial. Ambos funcionan de forma brillante respondiendo de forma casi inmediata para desbloquear el terminal.

Al llevar la mascarilla, tan necesaria en estos tiempos, la huella dactilar cobra un papel protagonista. El reconocimiento facial no se le queda a la zaga permitiendo desbloquear el terminal incluso en completa oscuridad intensificando el brillo de la pantalla.

Cámaras estabilizadas que ponen el foco en los selfies

El principal reclamo del Vivo V21 5G consiste en incorporar una cámara para selfies estabilizada que promete ofrecer unas prestaciones que esperaríamos encontrar en la trasera de un smartphone, pero nunca en su frontal.

Es una apuesta arriesgada, pero tampoco tiene nada que perder porque las cámaras de la trasera no se desvían demasiado de lo que esperamos encontrar en un móvil de gama media.

La app de cámara de Vivo destaca por su sencillez de uso, aunque esto a veces pueda provocar una cierta confusión porque algunas opciones quedan ocultas tras iconos que igual no le correspondería.

Un ejemplo lo encontramos al activar la cámara ultra gran angular. La cámara principal muestra en la parte inferior del visor dos iconos que activan el zoom 1x y el 2x. Cualquiera esperaría un tercer icono para activar el gran angular en este lugar.

Sin embargo, debe desplegarse el menú Lentes para encontrarlo junto a las opciones de Bokeh para el desenfoque del fondo y el modo Super Macro.

Como viene siendo habitual, desde este enlace puedes descargar los archivos originales tal y como salieron del smartphone de las muestras que te mostramos a continuación.

Sensores Apertura y estabilización
Traseras 64 Mpx | Sensor de 1/1.72” | 0,7 μm f/1.79 | OIS + EIS
Macro: 2 Mpx | Sensor de 1/5” | 1,75 μm f/2.4
Ultra gran angular: 8 Megapíxeles | 120 ° | 1,12 μm | Sensor de 1/1.40” f/2.2
Frontal 44 Mpx | Sensor 1/ 2.65” | 0,7 μm f/2.0 | OIS + EIS

Como cabía esperar, los mejores resultados fotográficos los hemos obtenido con la cámara trasera estabilizada de 64 mpx. Aun así, la experiencia no ha estado exenta de puntos a mejorar.

Uno de ellos es el procesado del color, que incluso a pleno sol le cuesta encontrar un punto intermedio entre fotos con cielos y vegetación con colores demasiado saturados en unas tomas, y colores muy lavados y planos en otras. Cuando acierta, el rango dinámico se amplía mejorando el resultado final.

También nos hemos encontrado con algunos problemas de enfoque, en los que tras pulsar varias veces sobre el punto exacto en el que debía fijarse el foco, al final ha ido por libre y ha enfocado al fondo obligando a repetir varias veces la toma.

El HDR se aplica de forma sutil pero eficiente. En lugar de optar por lavar las imágenes, lo aplica de forma puntual cuando las zonas oscuras llegan a un determinado nivel para rescatar detalle.

Vivo aplica el mismo perfil de color en la cámara gran angular que en la principal, creando un tratamiento de los colores más homogéneo entre ellas.

Aunque la falta de resolución del sensor se acusa reduciendo la nitidez en los extremos de la foto, la lente está bien corregida y mantiene las líneas rectas en casi toda la escena, salvo en las esquinas donde tira un poco más de ellas deformando ligeramente la imagen.

Contar con una cámara de 64 mpx y combinarla con un angular da mucho juego a la hora de aplicar recorte y fabricarse un zoom digital.

En este caso el Vivo V21 5G ofrece un zoom digital 2X directamente desde la interfaz de la cámara. A nivel de calidad, este zoom de dos aumentos mantiene bien el tipo y los ajustes de imagen respetan las texturas.

Ir más allá de ese zoom digital 2x ya es adentrarse en una caída en picado en cuanto a nitidez. Algo similar sucede con la lente Macro que, con solo 2 Mpx, no ofrece la calidad suficiente como para ser tenida en cuenta, y recomendamos usar el zoom 2X acercándose un poco más al objeto.

Uno de los modos que más nos han sorprendido en este Vivo V21 5G ha sido el modo Noche y el buen equilibrio que se obtiene entre eliminación de ruido y mantener las texturas originales de la escena.

También hace un excelente trabajo con el balance de blancos y el control de las luces altas (como farolas y puntos de luz potente), evitando que se quemen zonas de la imagen y manteniendo la nitidez a su alrededor en lugar de subexponer toda la foto.

Y llegamos a uno de los puntos clave en este modelo: los selfies. Lo cierto es que el comportamiento de la cámara frontal ha sido mucho mejor de lo que podemos encontrar en cualquier otro móvil del mercado.

Lamentablemente, no esperes encontrar la misma calidad que obtendrías haciéndote un retrato con la cámara trasera. De nuevo, el responsable es, en gran medida, el procesado de imagen, que o bien aplica unos tonos demasiado lavados para “dulcificar” la piel, o directamente quema la escena por no exponerla correctamente.

Cuando acierta, la cámara frontal consigue mantener el detalle de las pieles, pero deja un halo en el contorno de la cara que le resta naturalidad.

Por la noche obtenemos unos resultados tan sorprendentes como vimos en la cámara trasera.

Sin apenas luz, y armado con un buen pulso, es capaz de ofrecer selfies con una nitidez y luminosidad asombrosa. Si además nos ayudamos con los modos de iluminación integrados, formados por la iluminación en pantalla y por el doble flash frontal, los resultados son inéditos incluso para móviles de gama alta.

El sistema de iluminación frontal está activo tanto para fotos como para vídeo, consiguiendo buenos resultados incluso en entornos realmente oscuros.

Sin dejar el apartado de vídeo, el Vivo V21 5G permite grabar vídeo en 4K y 30 fps con buena calidad, pero debemos renunciar al estabilizador que queda reservado únicamente para la resolución 1080p a 30 fps.

4.000 mAh pueden quedarse cortos, pero está bien optimizada

En unos tiempos en los que lo normal en los móviles del rango de precio de los 400 euros es encontrar unas baterías de entre 4.500 mAh y 5.000 mAh, encontrar una batería de 4.000 mAh se muestra como un signo de debilidad.

En cierta forma es cierto. El Vivo V21 5G tiene una batería con menos capacidad que sus rivales. Sin embargo, eso no le ha impedido obtener unas más que honrosas 6 horas y media de pantalla, lo cual tampoco le distancia tanto de sus rivales.

Estos valores los obtenía haciendo un uso intermedio de apps de mensajería, correo y redes sociales con alguna partida en los ratos muertos.

Todo ello con brillo automático, conectado a una red WiFi la mayor parte del tiempo y reproduciendo música en streaming durante algunas horas desde unos auriculares Bluetooth.

Con este perfil de uso hemos conseguido llegar al final de la jornada sin mayores problemas y con algo de batería, aunque la carga nocturna es inevitable.

La carga también se encuentra dentro de la media de su gama. Incluye un cargador de 33 W que permite recuperar el 50% de su carga en 23 minutos y completa el 100% del ciclo en solo 65 minutos.

Creemos que el Vivo V21 5G hace una gestión muy eficiente de la batería. Es cierto que continúa siendo menos capacidad que la de sus rivales, pero gracias a ello es capaz de mantener una silueta esbelta y un peso muy contenido.

Un móvil equilibrado y asequible para los amantes del selfie

Ponemos punto final a este análisis con las conclusiones sobre el Vivo V21 5G y es que este es un smartphone que no deja indiferente.

Es un móvil con un espíritu muy juvenil que derrocha estilo con un diseño muy diferencial y cuidado, poniendo el foco en el selfie.

La batería, aunque a priori algo escasa, ha dado buenas muestras de optimización equiparándose al resto de la gama media con unos tiempos cercanos a los que obtienen modelos con una batería de mayor capacidad, pero con la ventaja de llevar menos peso encima y con un diseño más esbelto.

Algunos fallos puntuales en determinadas apps han eclipsado un rendimiento que, si bien se mantiene por debajo de algunos de sus principales rivales, se ha mostrado fluido durante la mayor parte del tiempo en el que lo hemos estado usando como smartphone principal.

Los 399 euros que cuesta el Vivo V21 5G hace que su precio sea algo elevado, si tenemos en cuenta que sale por los mismos 399 euros del OnePlus Nord 2 5Ganálisis–, que ofrece un equipamiento superior, o que la versión más completa del realme GT Master Editionanálisis– que también está a la venta por 399 euros con un rendimiento muy por encima.

No obstante, si eres muy aficionado a los selfies y no quieres que nada te limite al crear tus stories o Tiktoks, el Vivo V21 5G puede convertirse en una excelente opción por su cámara frontal estabilizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA