Xiaomi Redmi Note 10S, primeras impresiones y toma de contacto | Tecnología

Esta semana, Xiaomi presentó en nuestro territorio sus nuevos lanzamientos. Ya teníamos todos los detalles del Redmi Note 10S y del Note 10 5G, pero no teníamos datos concretos del lanzamiento en nuestro país.

Ahora ya sabemos que, el modelo que nos ocupa, partirá de los 230 euros en su lanzamiento y llevamos unos días probando el Redmi Note 10S para ver qué tiene que ofrecer este interesante miembro de la familia Note 10.

Y es interesante porque tiene dos móviles por debajo (el Note 10 y el Note 10 5G), pero también uno por encima, un apetitoso Note 10 Pro que nos encantó, pese a sus fallitos, cuando lo probamos en el análisis

 Además, la competencia está servida tanto entre su familia como contra el realme 8 que también hemos probado y que es un móvil prácticamente ‘gemelo’. Pero antes de pasar a una comparativa que haremos cuando llegue el momento, vamos con nuestra primera opinión del Redmi Note 10S.

  Redmi Note 10S
Pantalla Panel AMOLED de 6,4″ | Brillo típico de 450 nits y pico de 1.100 nits | Resolución de 2.400 x 1.080 píxeles | Relación de 20:9
Procesador MediaTek Helio G95
Memoria RAM 6 / 8 GB LPDDR4x
Almacenamiento 64 / 128 GB UFS 2.2
Cámaras principales Principal de 64 Mpx f/1.8 | Gran angular de 8 Mpx f/2.2 | Macro de 2 Mpx f/2.4 | Profundidad de 2 Mpx f/2.4
Cámara frontal 13 Mpx f/2.45
Batería 5.000 mAh | Carga de 33 W en la caja
Sistema operativo MIUI 12.5 + Android 11
Dimensiones y peso 160,6 x 74,5 x 8,29 mm | 178,8 gramos
Precio Desde 229,99 euros

Apartados de las primeras impresiones del Redmi Note 10S:

Solo por los acabados y la pantalla, sentimos que debería ser más caro

Parece que Redmi ha dado con la tecla a la hora de crear una identidad tanto de marca como de familia. Sean de plástico o de cristal, lo cierto es que los Mi 11 y los Redmi Note 10 son terminales que comparten líneas elegantes en la trasera, unos frontales con los marcos bien aprovechados y, además, un módulo de cámara que genera esa ‘identidad’.

La trasera de este Redmi Note 10S es de plástico, pero es un plástico realmente cómodo entre manos gracias a unos laterales curvados y a un tacto que es algo ‘pegajoso’ y que no resbala entre los dedos. Eso sí, es un móvil muy sucio y las huellas se quedan a la primera de cambio.

La trasera es elegante y solo leemos ese ‘Redmi’ y el módulo de cámaras, aunque los sensores cambian, es idéntico al del Mi 11i. Además, algo que me gusta es que no sobresale demasiado del cuerpo.

La botonera está en el lateral derecho con un sensor de huellas que sigue siendo rápido, aunque ahora hablaremos de él, en la parte superior tenemos una salida de audio y el emisor de infrarrojos, en el lateral derecho está el lector de dos SIM y SD, todo a la vez, y en la parte inferior tenemos el jack de 3,5, el altavoz principal, un micro y el USB-C.

Ya que estamos con los altavoces, os dejamos una prueba de sonido. No es lo mejor, pero bueno, se nota que el móvil tiene potencia, pegada y echo en falta algo más de graves, pero por 230 euros, es un sonido estéreo que nos va a permitir disfrutar de vídeos, juegos y series:

Si pasamos al frontal, tenemos una pantalla que no decepciona. Es un panel AMOLED que se ve realmente bien y que nos deja en sus 6,4″ una densidad de 409 píxeles por pulgada gracias a su resolución de 2.400 x 1.080 píxeles.

Los ángulos de visión son correctos, los colores también me gustan y, si os parecen algo saturados, siempre podéis dar otro tono en la configuración de pantalla, el panel es preciso y, además, tiene un brillo puntual de 1.100 nits. 

No es el brillo máximo siempre, sino un pico, pero ya os decimos que en exterior es un móvil que se ve perfectamente en cualquier situación lumínica, con un sensor automático que adecúa el brillo de forma rápida y precisa.

Para ver contenido y jugar es un panel que me ha parecido muy correcto por los 230 euros que vamos a pagar. De hecho, me ha parecido calcado al del realme 8, compartiendo resolución, tamaño, calidad… y refresco.

Y es que, se queda en 60 Hz. No es una mala experiencia, pero desde luego preferiría 90 Hz teniendo en cuenta que a MIUI, a veces, le pesan los circuitos más de la cuenta. Por un poco más, claro, tenéis el Redmi Note 10 Pro con su AMOLED a 120 Hz.

Helio G95 para jugar y un MIUI 12.5 que arregla muchos problemas

Y, para llenar de contenido esa pantalla, tenemos un Xiaomi con SoC de MediaTek. Esto en el pasado no era una buena idea, pero las cosas han cambiado, afortunadamente, y lo cierto es que los Helio G95 y los Dimensity son chips que se portan de maravilla.

Siguen siendo algo glotones en lo que a consumo de batería se refiere y, de hecho, por eso tenemos 5.000 mAh de batería

Esta gran pila es la culpable del grosor del móvil y de su peso, pero nos va a permitir tener entre 8:30 o 9 horas de pantalla al día, lo que no está nada mal con brillo automático, videojuegos, muchas notificaciones y redes sociales.

También he tenido siempre activo el NFC y, según el test sintético, con el brillo al máximo tenemos 8 horas 50 minutos de pantalla. En la línea del realme 8, vaya. Sobre la carga, Xiaomi incluye su cargador de 33 W que nos permite cargar el 50% en unos 25 minutos y el 100% en poco más de una hora.

Pero vayamos al procesador, ya que el G95 se porta muy bien en prácticamente todas las tareas, demostrando que es un chip que tanto en CPU como en GPU no tiene nada que envidiar a los Qualcomm equivalentes.

Os dejamos los resultados de los test sintéticos, pero debéis tener en cuenta que el móvil no nos ha permitido pasar algunas pruebas (3D Mark y Geekbench 4), algo normal con los Xiaomi antes de su lanzamiento y, de cara al análisis, volveremos a pasar estos test para ver qué tal con una futura actualización de software prelanzamiento.

  Redmi Note 10S realme 8 realme 8 Pro Redmi Note 10 Pro  Oppo Reno 4Z Oppo reno 4 Pro Redmi Note 9T Redmi Note 9 Pro Redmi Note 9S
Procesador MTK G95 MTK G95 SD 720G SD 732G Dimensity 800 SD 765 Dimensity 800U SD 720G SD 720G
Geekbench 4 Single 2.581 2.647 2.525 2.844 2.639 2.638
Geekbench 4 Multi 6.821 6.902 8.696 7.237 6.997 6.978
Geekbench 5 Single 517 535 568 518 598 601 567 564
Geekbench 5 Multi 1.668 1.717 1.707 2.161 1.765 1.794 1.768 1.709
3D Mark 2.762 2.596 3.284 2.499 2.466
AnTuTu 325.992 355.548 287.264 290.775 309.446 323.134 294.894 262.461 249.809
PC Mark 7.721 10.083 8.999 8.186 7.720 7.803 8.780 7.772 7.473

En las pruebas que hemos podido pasar, vemos que está por encima en GPU de móviles con el 720G y el 732G de Qualcomm (el Redmi Note 10 Pro, sin ir más lejos), pero está por debajo de la experiencia con el realme 8.

Esto puede deberse a que tiene 6 GB de RAM en nuestro modelo por los 8 del realme 8 (y sí, hay un Redmi Note 10S con 8 GB de RAM, pero no es el que tenemos) o a que MIUI es algo más glotón que realmeUI.

Antes de ver qué tal MIUI en este terminal, os dejamos los datos de los test de velocidad de la memoria. Son 128 GB UFS 2.2 y me gusta lo que veo, ya que eso se traduce en una experiencia satisfactoria abriendo apps de cero, moviendo archivos e instalando aplicaciones.

Rendimiento de memoria Redmi Note 10S realme 8 realme 8 Pro Redmi Note 10 Pro Redmi Note 9 Pro Poco X3
Escritura secuencial 284,29 MB/s 157,31 MB/s 167,72 MB/s 209,29 MB/s 102,88 MB/s 200,24 MB/s
Lectura secuencial 437,55 MB/s 457,41 MB/s 239,25 MB/s 415,19 MB/s 420,32 MB/s 495,76 MB/s
Escritura aleatoria 26,93 MB/s 8,33 MB/s 14,78 MB/s 19,38 MB/s 19,29 MB/s 14,73 MB/s
Lectura aleatoria 23,26 MB/s 13,17 MB/s 11,84 MB/s 17,25 MB/s 14,06 MB/s 19,03 MB/s
Velocidad de copia en memoriia 5,79 GB/s 5,01 GB/s 4,89 GB/s 4,83 GB/s 4,75 GB/s 4,76 GB/s

Y el rendimiento es bueno gracias a MIUI 12.5. Xiaomi ha cumplido y el Note 10S es el primer móvil que llega con esta versión del sistema que aligera, en cierto modo, la carga, tiene menos bloatware y prometía solucionar los problemas de estabilidad y rendimiento de las versiones anteriores de MIUI.

Es cierto que, poco a poco y versión a versión, MIUI se iba a haciendo más estable, pero aún quedaban flecos. Ahora, no es que sea perfecto y se nota que hay que seguir optimizando, pero por lo menos vemos esa intención por parte del fabricante chino.

Hay bloatware, sí, pero algo menos, el móvil en algunos momentos se siente algo renqueante y aunque gestiona bien la multitarea, hay veces que no se cierran todas las apps a la vez cuando cerramos la ventana de la multitarea, pero la gestión en segundo plano es mejor y más eficiente y en estos días ya hemos recibido una OTA que añade estabilidad y reduce lag.

Estaremos esta semana probando más para contaros todo en el análisis, pero aunque sigue sin ser perfecto, al menos en cuanto lo sacas de la caja el móvil no te da ninguna sorpresa desagradable. Mención aparte, eso sí, la ausencia del sensor de proximidad, por lo que vas a seguir colgando llamadas sin querer si hablas mucho por teléfono.

Y sobre los métodos de desbloqueo, ya veis que funcionan muy bien. Ni por huella en el lateral ni por foto son los Xiaomi más rápidos, pero creo que es un tema del procesador, que no esté tan optimizado para esto como los Snapdragon, más que de sensores. De hecho, aunque se nota algo más lento, siguen siendo sistemas muy rápidos y fiables.

Cuatro cámaras con un decente sensor principal y otros dos de relleno

Podríamos pensar que las cámaras es donde más se nota el tijeretazo para poder ofrecer buen rendimiento, buena pantalla y buena batería, y no nos equivocamos, pero me gusta el tono que Xiaomi da a sus fotografías recientes.

Parece que quieren huir de la sobresaturación de otros fabricantes y hay colores algo apagados que sí, no son tan vistosos en redes sociales, pero que nos dejan más margen para editar esas fotos desde el propio teléfono.

La aplicación es estable y todo está donde esperamos porque, aquí, Xiaomi no ha metido mano con MIUI 12.5 y todo está como siempre. Y en el apartado del hardware, tenemos un sensor principal de 64 megapíxeles f/1.8 que nos ofrece buenos resultados con condiciones de luz adecuadas.

El gran angular de 8 megapíxeles f/2.2 es algo más flojo y se nota pérdida de nitidez en los bordes de la imagen y, además, tenemos un sensor macro de 2 megapíxeles que… bueno, no es que dé para mucho.

El cuarto sensor es una cámara de profundidad que hace acto de presencia en los retratos, aunque realmente la mayoría del trabajo se hace por software.

Si pasamos al selfi, tenemos un sensor de 16 megapíxeles que respeta los tonos de la piel y que sobreexpone un poco, pero ofrece buenos resultados en su precio.

Y en cuanto al vídeo, podemos capturar a 4K30 como máximo con buena calidad, aunque el estabilizador digital deja un poco que desear en cuanto empezamos a andar.

La competencia está en casa, pero es un móvil universal

Y llegados a este punto, nos dejamos algunas cositas que hemos ido aprendiendo estas últimas horas, pero al final estamos ante unas primeras impresiones muy iniciales y la semana que viene abordaremos todos los temas cuando hagamos el análisis de este Redmi Note 10S.

 Lo importante es que, pese a que MIUI sigue sin ir lo fino que debería, sobre todo con estos 6 GB, creo que se ha dado un paso en la dirección correcta con MIUI 12.5. Xiaomi está escuchando a la comunidad y, por lo menos, cuando sacas este móvil de la caja funciona como deben funcionar todos los teléfonos.

La cámara con buenas condiciones de luz nos va a permitir hacer buenas fotos, el rendimiento es el adecuado prácticamente en todas las aplicaciones y el diseño me encanta, ya que es un poquito grueso, pero lo compensa con comodidad en la mano y con una batería de 5.000 mAh que rinde muy bien.

Desde luego, la competencia está en casa dentro de la familia Note 10, y también fuera con el realme 8, pero es un móvil que, tal y como está ahora mismo, me sentiría cómodo recomendando. Eso sí, como digo, hay que esperar unos días al análisis para ver si estas primeras sensaciones iniciales se mantienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA